jueves, 22 de septiembre de 2011

¡Pregúntame y te diré! permiso para declararse gay en el ejército de EE.UU.


En tan solo un par de meses quedará definitivamente revocada la política de 'Don't ask, don't tell' (no preguntes, no cuentes) que prohibía a los homosexuales revelar abiertamente su orientación sexual para entrar en las fuerzas armadas de Estados Unidos. El levantamiento de la prohibición, que databa de 1993, se llevó a cabo la semana pasada y ha trascendido a los medios de comunicación y a todos los ámbitos con rapidez.
Culmina así una larga lucha legal en defensa de los derechos de igualdad y justicia que ampara la constitución estadounidense y pone fin a una ley discriminatoria que provocó la expulsión del Ejército de miles de soldados gays. 
De hecho era una promesa electoral pendiente del presidente Obama, quien declaró que "Nuestras fuerzas militares no van a seguir viéndose privadas de los talentos y habilidades de estadounidenses patrióticos sólo porque resulta que son gays o lesbianas". Si bien para eliminar esta ley era preciso que tanto el Congreso, el presidente como el Pentágono certificaran que permitir que los gays sirvieran en el Ejército revelando abiertamente su orientación sexual no afectaría la disciplina militar, trámite que ahora ha concluido.
Hasta la fecha la ley había permitido a los hombres y mujeres homosexuales servir en las Fuerzas Armadas sólo si mantenían su orientación sexual en secreto, pero el levantamiento de la prohibición se origina a raíz de un fallo judidical del año pasado ante la demanda  de un grupo republicano de defensa de los derechos de los homosexuales. La sentencia ordenaba terminar con la medida, dado que violaba los derechos de libertad de expresión de los homosexuales en las fuerzas armadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario