sábado, 3 de diciembre de 2011

DIFERENCIAS EN LA SEXUALIDAD ADOLESCENTE


Un trabajo conjunto de la Universidad de Salamanca y la Universidad de Cantabria ha dado lugar al ensayo “Diferencias sexuales en la sexualidad adolescente: afectos y conductas”, publicado el pasado mes de octubre en la revista Anales de Psicología. La conclusión general es que las actitudes de chicas y chicos se acercan a medida que van cumpliendo años, aunque la distancia sigue siendo visible en conductas como la masturbación y la búsqueda de cariño.
La investigación se hizo a partir de una encuesta anónima y aleatoria en centros escolares de secundaria y formación profesional de las provincias de Zamora, Ávila y Badajoz, tanto en capitales de provincia, como en zonas rurales. Participaron cerca de 800 chicos y chicas, al 50 %, de entre 13 y 20 años. El 81% de los chicos y el 64% de las chicas encuestadas afirmaron haber tenido contactos sexuales en el último año.
“Los chicos tienen conductas sexuales con más personas que las chicas, con diferencias significativas, lo que parece demostrar su mayor disponibilidad para el sexo ocasional, el cambio de pareja y el hecho de tener relaciones sexuales con varias chicas. Es decir, viven o respetan menos el valor social más generalizado hoy día: la fidelidad en un sistema de monogamias sucesivas”, apunta el estudio.
No obstante, cuando se les pregunta por prácticas sexuales concretas y explícitas (sexo oral, vaginal y anal) solo hay diferencias significativas en el caso del sexo anal, infrecuente en ambos casos, pero más frecuente en chicos (8%) que en chicas (4,2%).
Las conductas más convencionales –caricias no genitales, caricias en genitales por encima de la ropa, caricias genitales directas y coito vaginal–, se hacen más frecuentes con la edad. Sin embargo, la práctica del sexo oral y del anal no sigue una clara secuencia evolutiva en función de la edad de los adolescentes.
Para Félix López, coautor del trabajo y Catedrático de Psicología de la Sexualidad de la Universidad de Salamanca, “el cambio más significativo que hemos observado respecto a estudios previos es que las chicas han dejado de ser el ‘control sexual de los chicos’, pasando de decir casi siempre ‘no’, para pasar a decir ‘sí o no’ o tomar la iniciativa cada vez con más libertad”.
Asimismo, y bajo una aparente uniformidad entre sexos, los investigadores han encontrado diferencias significativas de forma que, aunque tengan comportamientos similares, estos no tienen los mismos motivos ni el mismo significado en ambos sexos. “Son más las mujeres que buscan preferentemente afecto y más los varones los que buscan preferentemente sexo, en todas las edades”, asegura el trabajo, que también lo explica como un efecto de una socialización sexual de las chicas en la que se les ha insistido mucho en el valor de los afectos y menos en el del sexo. “Es decir, los menores de edad y muy especialmente las chicas dependen más de las actitudes familiares”.
“Las personas de ambos sexos se sienten con derecho a tener relaciones sexuales si lo deciden, ambos sexos pueden tomar la iniciativa y, de hecho, ambos sexos –en un número cada vez más semejante– tienen relaciones a una edad similar y con un número de parejas cada vez más parecido. Todo parece indicar que estos patrones están cambiando, pero es arriesgado indicar cómo evolucionará en las próximas décadas”, concluye el estudio.
Félix López defiende a través de sus obras una sexualidad sin prejuicios, de la que nosotros somos los únicos amos. Para él, “la sexualidad pertenece al reino de la libertad”, y nos corresponde a cada uno dibujarla. Las normas y las modas están de más en este universo personal.
Los investigadores destacan la existencia de un doble patrón para chicos y chicas con respecto a sus afectos y conductas sexuales. No obstante, este patrón aparece de manera más clara en los afectos que en las conductas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario