lunes, 9 de enero de 2012

SALUD SEXUAL DE LOS ADOLESCENTES VARONES


Un comité de expertos estadounidenses ha elaborado una guía para el manejo de la sexualidad en los adolescentes varones con el fin de que los médicos de atención primaria y los pediatras se preocupen de la salud sexual y reproductiva de los chicos, sin limitarla a la prevención de las enfermedades de transmisión sexual o del VIH. Como se indica en la guía, publicada en la revista Pediatrics a finales del pasado año, los profesionales sanitarios deben animar a los padres a hablar apropiadamente a sus hijos y en repetidas ocasiones sobre la salud sexual y deben orientar a los chicos para que construyan unas relaciones sanas y responsables.

Los expertos, a cuyo frente se encuentra Arik Marcell, del Centro de Salud del Adolescente de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, han elaborado un informe analizando una serie de temas específicos en relación con la atención de la sexualidad de los jóvenes:

La pubertad. El inicio de la misma se ha adelantado, siendo necesario tener en cuenta los problemas de salud que pueden ir asociados a ello. 

Orientación sexual. “Los adolescentes que reciben información sobre prevención del sida y educación sexual en el colegio son más propensos a tener menos parejas sexuales y usan más el condón en sus relaciones en comparación con los chicos que no están informados. Los jóvenes también deben entender la potencial influencia nociva que puede ejercer internet o los medios de comunicación si hacen referencias negativas sobre sexualidad”, detallan los científicos 

Masturbación. “De media, la primera masturbación suele producirse entre los 12 y los 14 años, y la mayoría de los niños aprenden a través de su autodescubrimiento. Los mitos relacionados con las consecuencias negativas de la masturbación persisten, y pueden dar lugar a sentimientos de culpa o ansiedad”. 

Relaciones sexuales no deseadas. Más del 80 % de los varones de 12 a 19 años de edad reconoce haberse sentido presionado por los amigos para mantener relaciones sexuales. Y más de una tercera parte de los chicos entre los 18 y 24 años aseguran que realmente no querían sexo cuando lo practicaron por primera vez. La violencia en las relaciones entre adolescentes puede incluir el acoso, la violencia física o verbal y la coerción. Los médicos deben “promover unas relaciones saludables, mejorar la comunicación de sus pacientes con su pareja, y detectar si un adolescente se está iniciando en la violencia de género”. 

La consulta médica, señala la guía, es el lugar idóneo para informar a los chicos de las conductas sexuales de riesgo y sus consecuencias (ETS y embarazo). Es importante que se les recomiende el uso de preservativo y se les indique cómo utilizarlo. Los médicos deben saber reconocer si un joven está teniendo un "problema con su sexualidad que esté afectando a su salud psicosocial y física y prestar el apoyo necesario". Independientemente del motivo de la visita de su paciente, "hay que evaluar de forma rutinaria la calidad de las relaciones sexuales, asesorar sobre ETS, hacer la historia sexual del menor y proporcionar las vacunas correspondientes", concluye la guía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario