domingo, 12 de febrero de 2012

Baños de sol para mejorar el apetito sexual.


Como pone de manifiesto un estudio de la Universidad Médica de Graz (Austria), publicado en la revista Clinical Endocrinology y basado en el análisis de cerca de 2.300 hombres, los niveles de testosterona masculinos aumentan con la vitamina D que produce el organismo tras la exposición a la luz solar. Esta hormona sexual potencia la líbido, aunque también realiza otras funciones en hombres y mujeres, como el mantenimiento de la fuerza muscular y la densidad ósea.
En todos los sujetos sometidos a examen, los niveles más elevados de testosterona y de vitamina D se apreciaron en verano, reduciéndose considerablemente en los meses de invierno (el nivel más bajo se alcanzó en marzo).
En realidad, la vitamina D puede también obtenerla nuestro organismo a partir del consumo de determinados alimentos, concretamente pescados grasos como salmón, trucha o arenque, pero las cantidades significativas se obtienen con la exposición de nuestra piel al sol. El siguiente paso, según el profesor Winfried Marz, director de la investigación, sería analizar si los suplementos de vitamina D tienen los mismos efectos sobre la testosterona.

En cualquier caso, debemos ser conscientes del equilibrio que debe haber entre la importancia de producir suficiente vitamina D y la exposición al sol, que no debe ser excesiva debido a los riesgos de contraer un cáncer de piel.

Para el doctor Allan Pacey, profesor de andrología de la Universidad de Sheffield, Inglaterra, la terapia de reemplazo de testosterona puede aumentar la líbido y el bienestar general de los hombres con bajos niveles de esta hormona, pero esto se hace únicamente en condiciones médicas bien definidas, no estando claro que un hombre sano pueda notar un cambio significativo y permanente en su bienestar global. También advierte de los daños que puede ocasionar el uso excesivo de las camas solares, pues su uso puede causar cáncer, especialmente entre los que comienzan a utilizarlas antes de cumplir los 30 años. Esta es la razón por la que están siendo prohibidas en muchos lugares del mundo, o restringiéndose su uso para los menores de edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario