viernes, 24 de febrero de 2012

La Importancia del sexo en los mayores.



Como decía hace años el gerontólogo y geriatra estadounidense Robert N. Butler, a medida que uno envejece se adquiere el “segundo lenguaje de la sexualidad”, y el egoísmo juvenil se transforma a menudo en un mayor sentido lúdico, en más expresividad y amabilidad. Este científico ganó en 1976 el Premio Pulitzer con un ensayo sobre la vejez, Sex after sixty (El sexo después de los sesenta), que provocó polémica en su día por defender el derecho de los ancianos a disfrutar de una vida sexual normal.
Ahora son científicos de la Universidad de Rostock, en Alemania, los que han descubierto un vínculo entre el sexo y el funcionamiento cerebral en personas de avanzada edad, de tal forma que las relaciones sexuales aparecen como determinantes de un mente lúcida en la vejez. En el estudio participaron 170 personas de 63 a 75 años de edad, y de los resultados se deduce que los mayores de 70 años que siguen teniendo relaciones sexuales presentaban menos problemas con el funcionamiento de su cerebro en comparación con aquellos que no. Además, mientras un 57% de los adultos de 63 años afirma estar satisfecho con su vida sexual, este porcentaje de satisfacción aumenta hasta un 70% entre los de 75 años.
El doctor Kropp, uno de los especialistas que realizaron la investigación, señala que los jóvenes de 20 años suelen pensar que dejarán de tener sexo cuando lleguen a los 50, pero cuando cumplen 40 cambian de opinión y prolongan el fin de su 'carrera sexual' hasta los 70. Al cumplir 50 vuelven a postergarlo hasta los 80.
El estudio destaca la importancia de las relaciones sexuales para las personas ancianas, ya que el sexo en la tercera edad "no es solo posible, sino que también ayuda a seguir adelante". Y si por razones de salud no se puede practicar sexo, nunca hay que dejar de lado las caricias y los besos.

1 comentario:

  1. Es verdad que según pasan los años y la vida el cuerpo físico no responde igual que con menos edad. El deseo se transforma con la vida y a veces los dolores o las enfermedades dificultan y ralentizan la sexualidad. pero es verdad que la satisfacción posterior, la alegria y el placer perduran mejorando el bienestar individual y el nivel intimo de la pareja.

    ResponderEliminar