miércoles, 25 de abril de 2012

FÚTBOL Y TESTOSTERONA


Según indican los resultados de un estudio del Laboratorio de Antropología Biológica y Biodemografía de la Universidad de Washington, disputar un partido de fútbol aumenta en un 30% el nivel de testosterona, lo que provoca el crecimiento del deseo sexual en los hombres. Este efecto, que ya se había observado en hombres de países occidentales, podría ser universal, pues el estudio se ha llevado a cabo con miembros del pueblo indígena Chimané, una población boliviana de 15.000 personas repartidas en pequeñas localidades del Amazonas, que viven de la agricultura y la caza. Estos hombres por lo general tienen una menor cantidad de testosterona y mantienen un nivel bajo de testosterona durante toda su vida, por lo que tienen menos problemas de obesidad y enfermedades del corazón. Lo que sí padecen son infecciones y enfermedades respiratorias y gastrointestinales, motivo por el que su sistema inmune está muy debilitado.

“Tener altos niveles de testosterona compromete el sistema inmunológico, así que es recomendable mantenerla baja en ambientes donde abundan los parásitos y agentes patógenos, como la zona donde viven los hombres Chimané”, explica Ben Trumble, estudiante de postgrado de la Universidad de Washington e integrante del equipo que realizó el estudio.
Los investigadores midieron los niveles de testosterona en los participantes en el estudio antes y después de que estos jugaran un partido de fútbol. Descubrieron que el incremento en la hormona masculina se produce inmediatamente después de que los futbolistas jueguen, incluso una hora después los niveles eran 15% superiores a lo normal. Aunque los niveles de partida eran inferiores a los valores medios de los estadounidenses, al finalizar el juego estos se incrementaron en un 30%, una cantidad similar a la que otros estudios han medido en ciudadanos de EEUU. Además, los mayores goleadores del partido experimentaban los aumentos más significativos de testosterona. “Los resultados confirman que hay más factores explicando el pico hormonal que el mero hecho de participar en la competición”, indica Trumble. 

Este trabajo ayudará a entender los mecanismos de regulación hormonal a corto y medio plazo, y ayudará a tratar los problemas de baja producción de testosterona en personas mayores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario