domingo, 15 de abril de 2012

LA PÍLDORA DEL DÍA DESPUÉS EN HONDURAS


El pasado 1 de febrero la Corte Suprema de Justicia de Honduras confirmó la validez de un decreto legislativo de 2009 que penaliza la compra, venta y distribución de la píldora anticonceptiva de emergencia (PAE). El fallo del Tribunal considera que los medicamentos con levonogestrel actúan como métodos abortivos, violando así el artículo 126 del Código Penal, que castiga el aborto bajo cualquier circunstancia. 

El reciente fallo del Tribunal afirma que “el Decreto 54-2009 limita el acceso a solamente uno de la gama de métodos de planificación familiar disponibles en el mercado” y que “dicha limitación es legítima por ser el método objeto de la prohibición incompatible con la adecuada protección del derecho a la vida, tal y como está consignada en la Constitución”. La Corte Suprema de Justicia señala además que “es evidente que el resultado de una relación sexual sin protección puede ser el embarazo y que cae sobre las mujeres el peso de cargar con el mismo” y que “esta es una diferencia natural e insuperable, pues por más que quiera un hombre no puede, al menos con la tecnología y conocimiento científicos actuales, salir embarazado”. 

Tanto la Organización Panamericana de Salud como la Organización Mundial de la Salud, han afirmado en distintas oportunidades que el compuesto no impide la implantación de un óvulo fecundado en el endometrio, sino que evita la fertilización del mismo, por lo que no sería abortivo. 

Según las estadísticas de la Secretaría de Salud hondureña, cada año alrededor de nueve mil niñas de edades comprendidas entre 10 y 14 años quedan embarazadas, en su mayoría de hombres mayores que abusan de ellas sexualmente. Sin embargo, para Maribel Navarro, responsable del Programa Nacional de Adolescentes de la Secretaría de Salud, la solución a este problema no radica en prohibir o aceptar el uso de la PAE. La desintegración familiar, la migración de los padres de familia, la crianza de las chicas a cargo de los abuelos, la influencia negativa que ejercen algunos medios y la falta de educación sexual, son para esta funcionaria algunos de los factores que inciden en los embarazos precoces. Antes de que se prohibiera el uso de la PAE, en 2009, recuerda Navarro que “ellas abusaban del anticonceptivo, porque realmente no es un método normal, sino, como dice la palabra, es de emergencia, pero las jóvenes lo utilizaban como un método anticonceptivo común y así arriesgaban su salud”.

Ahora le corresponde nuevamente al Congreso decidir si hace efectivas las sanciones contra distribuidores y usuarias de la PAE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario