jueves, 24 de mayo de 2012

MASCULINISTAS, los defensores de los derechos de los hombres



Cada vez es más visible la corriente de activistas masculinos que reclaman  los derechos de los hombres como defiende el libro "El Segundo Sexismo",  publicado recientemente y en el que se denuncia la discriminación masculina en varios ámbitos, desde las alta instituciones hasta la calle. Su autor, David Benatar, profesor de Filosofía de la Universidad de Ciudad del Cabo, explica como los hombres tienen más probabilidades de ser reclutados en el ejército, ser víctimas de la violencia, perder la custodia de sus hijos y suicidarse. "Cuando las mujeres están subrepresentadas en los puestos ejecutivos en las empresas se considera discriminación. Sin embargo, cuando los niños se están quedando atrás en la escuela o cuando el 90% de las personas en prisión son hombres, nunca hay una reflexión sobre si los hombres son objeto de discriminación", sostiene Benatar.
En el Reino Unido, una de las áreas donde más se ha manifestado este movimiento es entre los padres diviorciados que denuncian  la ley de custodia,  donde se ha creado una asociación llamada Fathers 4 Justice, (Padres por la Justicia). Precisamente en Reino Unido existen organizaciones como la ong de ayuda a los hombres "La Red de Hombres", que reclama que algunas de las enfermedades masculinas como el cáncer de próstata y de testículos no se toman tan en serio como algunas enfermedades que sólo afectan a mujeres.
La Asociación Internacional de Masculinistas,  en Estados Unidos tiene previsto crear el primer refugio para víctimas masculinas de violencia doméstica en aquél país. Esta asociación defiende que "todos los hombres son hombres, todos los hombres son buenos, todos los hombres son dignos de amor y respeto sin importar la raza, la sexualidad ni la religión. No creemos en las definiciones culturales de los hombres". Desde esta perspectiva, llaman la atención sobre como el feminismo se ha ocupado de la discriminación contra la mujer, mientras que algunas las actitudes sexistas hacia los hombres no se han abordado.
En este sentido, el psicólogo Oliver James cree que los hombres se sienten "sexualmente amenazados". Las mujeres ya no son reticentes sobre el sexo o las expectativas de un amante. Además, son ahora más propensas a hablar en público del desempeño sexual del hombre e incluso burlarse de los hombres que "no son especialmente imaginativos o inteligentes" en la cama, argumenta.

También desde los medios de comunicación tenemos ejemplos de estas corrientes. Tim Samuels, presentador del programa radiofónico "La Hora del Hombre", que se emite en Radio 5, de la BBC explica como los defensores de los derechos masculinos dan una imagen malhumorada que no les favorece, y argumenta que la mayoría de los hombres no se ven a sí mismos como parte de un movimiento."El movimiento de hombres tiende a ser rechazado, mientras que al movimiento de mujeres se les da credibilidad", dice Samuels. 

Otras conocidas asociaciones que defienden los derechos de los hombres son: 

National Coalition for Men, grupo estadounidense que intenta crear conciencia sobre las formas discriminación sexual de hombres y niños y Save Indian Family Foundation, grupo que apoya a hombres atrapados en casos falsos presentados por mujeres.

3 comentarios:

  1. Este movimiento es muy antiguo (ya Michael Flood hablaba de él en Australia hace décadas en su revista XY). Y no hace falta irse a los países anglosajones; en España este movimiento es muy vivo entre las asociaciones de padres separados, muchas de ellas con una fuerte infraestructura en Internet y con apoyos entre la judicatura antifeminista y la extrema derecha.
    Lo que lo caracteriza son rasgos muy masculinos:
    1) eludir responsabilidades: las consecuencias negativas del patriarcado para los hombres son producto de la discriminación y no del mal que nos hacemos a nosotros mismos con el machismo: el llamado "fracaso escolar" es resultado de una socialización de género que nos manda adoptar conductas disruptivas e incluso antisociales en las aulas; lo mismo podríamos decir de la tasa de suicidios o de delincuencia, Incluso de la poca atención que se presta a las enfermedades masculinas es producto de lo poco que sentimos nuestro cuerpo (acudimos al médico cuando es demasiado tarde; reconocer estar enfermo es poco hombre, etc). Por aquí deberíamos reflexionar, en nuestras responsabilidades en todo esto y no en tirar pelotas fuera.
    2) Entender todo en términos de derechos y no de deseos. Concebir el mundo como una lucha, en plena rivalidad no nos deja sentir qué es lo que deseamos. Muchos se acuerdan de cuidar a sus hijos cuando en una separación nos los quita. ¿Por qué no lo hacían antes de la separación, por gusto, por ganas, no por tener derecho?
    3) Victimación. Sentirse víctimas, hacer chantaje con las supuestas discriminaciones, exonera de responsabilidad. Es cierto que también algunas mujeres lo hacen, pero en su caso muchas veces con razón. En un mundo gobernado por hombres, cuando ninguna de las mujeres asesinadas en España se había atrevido a denunciar por miedo, hablar de denuncias falsas parece un sarcasmo. Es como si el Rey se considerara víctima por haber sido silbado en la final de copa.

    ResponderEliminar
  2. Juanjo: Muchas gracias por tus aportaciones. Y sobre todo por el tono, porque no quisiera pensar en confundir a nadie sobre la postura de la Fundación al respecto.

    ResponderEliminar