miércoles, 9 de mayo de 2012

Reflexiones sobre ESTRÉS Y SEXO


Reflexión sobre la Noticia

Nos puede llamar mucho la atención este artículo porque casi siempre se ha asociado el estrés al antierotismo, es decir, como incompatible con una vida sexual placentera y, si me preguntan, sigo opinando lo mismo, aunque lo uno no quite lo otro. Voy a intentar explicarme: el orgasmo es un gran liberador de tensión, por lo tanto, las personas que conocen esta función liberadora recurrirán a él cuando sientan estrés, lo que no quita que se pueda disfrutar de él por el simple placer que nos proporciona. Sin dar más vueltas, lo que quiero decir es que el sexo es un buen antídoto para el estrés, aunque el estrés siga siendo un enemigo en nuestra cama.
En el artículo dicen “El sexo es una de las mejores maneras de poner una barrera al creciente nerviosismo de la vida diaria. Con una puntualización: se trata de una probabilidad más acentuada en el caso de los hombres que en de las mujeres”. Esto lo atribuyen a que para las mujeres el sexo es algo más complejo, más que una simple descarga. En mi experiencia como terapeuta sexual, sí me he encontrado con más casos de hombres que separan el acto sexual de la afectividad, sin embargo, he conocido pocas mujeres capaces de acostarse con su “enemigo”.
Algo a recalcar y que creo que nadie puede negar a estas alturas es el comentario “por lo general, una alta satisfacción sexual contribuyen a la felicidad”, viendo la sexualidad como un todo, incluyendo el cariño, el respeto, la admiración por nosotras mismas y por las personas de nuestro alrededor. Dicho esto,  ¿cómo no va a contribuir todo esto a la felicidad?, es más… ¿puede haber felicidad sin esto?

No hay comentarios:

Publicar un comentario