viernes, 17 de agosto de 2012

ADIOS A GORE VIDAL




Este último mes de julio finalizó con la noticia del fallecimiento del escritor estadounidense Gore Vidal, quien llenó sus obras de observaciones mordaces sobre política, sexo y la cultura de su país. Además, fue un referente para el colectivo LGTB desde el inicio de su actividad literaria.
En una de sus primeras novelas, La ciudad y el pilar de sal (The city and the pillar, 1948), la aproximación a la temática gay causó tal controversia que el diario The New York Times se negó a publicar reseñas de sus siguientes libros. Esta obra estaba dedicada a J.T., siglas que, como Vidal admitió posteriormente, pertenecían a Jimmie Trimble, muerto en la batalla de Iwo Jima en 1945, y única persona a la que reconoció haber amado. Un amor tan corto y juvenil como profundo; en su autobiografía, Vidal describe a Trimble como “el hombre a quien conocí tanto como a mí mismo”.
Intelectual y crítico de la cultura y la política de los Estados Unidos, a lo largo de sus 86 años de vida publicó más de 20 novelas y multitud de ensayos, además de obras de teatro, y guiones de cine y televisión. 
Su homosexualidad y sus ideas progresistas fueron las causas principales de la animadversión que generó en las distintas administraciones estadounidenses. Considerado como uno de los mejores escritores y pensadores de Estados Unidos, fue también un apasionado de la política, aunque sus intentos por abrirse camino en Washington no fructificaron. Hombre extraordinariamente lúcido, odiado y amado con la misma intensidad, y una personalidad influyente en la opinión pública norteamericana, murió a causa de una neumonía en Los Ángeles, donde residía desde 2003.

No hay comentarios:

Publicar un comentario