martes, 23 de octubre de 2012

EL ESTEREOTIPO DE LA MUJER MALTRATADA


Los resultados de una investigación de la Universidad de Granada, a partir de encuestas efectuadas a la policía (153 hombres y 16 mujeres), muestran que cuando una mujer maltratada no encaja con la idea que la sociedad tiene de este tipo de mujer, es percibida como una persona con mayor control de la situación, lo que, en términos legales, puede traducirse en una mayor culpabilidad. Así, mientras que el atractivo físico de una persona tiene influencias positivas en ámbitos como el laboral o el académico, no ocurre lo mismo en cuestiones de violencia de género. 

Para realizar el estudio se elaboraron 2 historias ficticias en las que la protagonista era acusada de matar a su marido, y afirmaba haberlo hecho en defensa propia después de una vida de maltrato. En una de las historias, la mujer encajaba con el estereotipo de maltratada, al ser descrita como una mujer joven, deteriorada físicamente, de aspecto frágil, con hijos y dependencia económica de su pareja. En la otra historia, la mujer aparecía como asesora financiera, sin hijos, bien vestida, decidida y calmada en su interacción con juez y abogados. Al pedir a los participantes en la investigación que emitieran su juicio en relación con el caso expuesto, lo que se advierte es que una de las variables que ejerció mayor efecto a la hora de valorar la criminalidad es si la mujer encajaba o no con el estereotipo de mujer maltratada, lo que se denomina prototipicidad. En opinión de los autores del estudio, este prejuicio muestra la necesidad de aumentar la formación en cuestiones de género para todos los agentes jurídicos y de seguridad, quienes pueden estar condicionados por variables ajenas, como el atractivo físico o las creencias estereotípicas sobre la violencia de género. Otra variable considerada fue el sexismo de los participantes, de manera que los que tenían mayor nivel de sexismo hostil (machismo) eran los que mayor control de la situación otorgaban a la acusada. A pesar de las limitaciones del estudio, cabe concluir que la buena apariencia de una mujer puede influir injustamente en el juicio que de ella se haga en determinadas ocasiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario