jueves, 18 de octubre de 2012

MALALA, SÍMBOLO DEL DERECHO A LA EDUCACIÓN DE LAS NIÑAS


Malala Yusufzai se encuentra fuera de peligro y ha sido trasladada al Reino Unido para proseguir su recuperación, después de que le fuera extraída una bala del cuello fruto del ataque sufrido por los talibanes la pasada semana cerca de su casa en Swat, al norte de Pakistán. La joven de 14 años adquirió notoriedad hace tres años cuando a través de un blog denunció las atrocidades cometidas por los talibanes en su país, que prohibieron la educación de las niñas en las zonas que se encontraban bajo su control. Cuando regresaba de la escuela junto a dos compañeras, “dos hombres detuvieron el vehículo, preguntaron quién era Malala y le dispararon a ella y a sus colegas", declaró uno de los responsables policiales de Swat. La joven activista recibió un disparo en la cabeza y otro en el cuello, mientras que las otras dos menores también resultaron heridas, aunque ambas están ya fuera de peligro. 

Los talibanes se adjudicaron la autoría del ataque, indicando que la joven era “pro-occidental”, había estado promoviendo la cultura occidental y había hablado en contra de ellos. Para el portavoz talibán Ihsanullah Ihsan, “cualquier mujer que, por cualquier medio, desempeña un papel en la guerra contra los muyahidines debería ser asesinada”. En el comunicado enviado a los medios locales, los talibanes afirmaban que "Malala fue atacada por su papel pionero en la prédica del secularismo y de la llamada ilustración moderada". 

Por su valentía al defender el derecho a la educación de las niñas paquistaníes y al denunciar la represión talibán en el valle del Swat, Malala cosechó la admiración y respeto de muchos compatriotas, llegando a recibir en 2011 el Premio nacional de la Paz. 

El bárbaro ataque de que ha sido objeto ha sido condenado enérgicamente dentro y fuera de las fronteras de su país. Hasta la cantante Madonna mostró su solidaridad con Malala en su último concierto en Los Ángeles. La jefa de la Diplomacia europea, Catherine Ashton, y la representante de EEUU en Naciones Unidas, Susan Rice, han elogiado el coraje de la joven. El ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, ha recordado la adhesión de su país a Pakistán en su lucha contra el terrorismo, y ha destacado la “valentía de Malala en defender el derecho de todas las niñas en Pakistán a la educación”, lo que constituye “un ejemplo para todos”. 

El jueves 11 de octubre, coincidiendo con el Día Internacional de la Niña establecido por la Asamblea General de Naciones Unidas, el Gobierno de España condenó el atentado y expresó sus mejores deseos de recuperación para la joven Malala, trasladando su solidaridad al pueblo paquistaní.

No hay comentarios:

Publicar un comentario