jueves, 29 de noviembre de 2012

POR SER NIÑA


“No hay una solución duradera para los principales problemas de nuestros días, desde el cambio climático al político y de la inestabilidad política a la pobreza, ninguno puede ser resuelto sin la participación plena de las niñas y mujeres del mundo. Esto significa poner real atención al Estado Mundial de las Niñas. Al brindar evidencias y hacer llamadas a la acción, la serie de informes de PLAN y la campaña global Por Ser Niña, puede ayudarnos a todos a avanzar hacia la igualdad de género como parte de nuestra responsabilidad individual y colectiva”. Así se expresa Michelle Bachelet, Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, en el prólogo del Informe “Por ser Niña” 2012, en el que se denuncia la discriminación que sufren las jóvenes en todo el mundo por la doble circunstancia de género y edad. 

Las cifras son terribles. En muchos casos la discriminación comienza antes incluso del nacimiento, debido a la práctica del aborto selectivo. El informe denuncia 100 millones de niñas no nacidas. Unos 140 millones de niñas y mujeres han sufrido mutilación genital y un 14% de las niñas que viven en países en desarrollo se casarán antes de cumplir los 15 años. 75 millones de niñas no van a la escuela y una tercera parte no llega a secundaria. 9 de cada 10 menores que trabajan en el servicio doméstico son chicas entre 12 y 17 años. La mitad de las agresiones sexuales que se cometen las sufren niñas menores de 16 años. 

El sexto informe “Por ser Niña” se ha centrado en la educación de las niñas y en lo que sucede cuando llegan a la adolescencia, momento en el que las presiones de la pobreza y la discriminación ocasionan que las niñas abandonen la escuela para ayudar en el hogar, porque sus familias no están convencidas del valor de su educación, porque experimentan violencia en la escuela, porque quedan embarazadas o se casan, o simplemente porque la escuela está demasiado lejos y sus padres piensan que sus hijas y su reputación, están en riesgo. Es fundamental defender el derecho de las niñas a la educación y llevarlo a la práctica, para permitir que las niñas y mujeres jóvenes desempeñen un papel importante en sus comunidades, y romper así el ciclo intergeneracional de la pobreza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario