miércoles, 16 de enero de 2013

POR LA IGUALDAD DE GÉNERO EN ÁFRICA OCCIDENTAL


La expresidenta chilena Michelle Bachelet, como secretaria general adjunta de Naciones Unidas y directora ejecutiva de ONU Mujeres, ha iniciado el año 2013 con una gira por África occidental en la que ha mantenido reuniones con mujeres que luchan por sus derechos en ese continente. Su primera etapa en Senegal la ha permitido presentar sus conclusiones ante la prensa, afirmando que se ha llevado una impresión "muy positiva" de la voluntad afirmada de Senegal de convertir en realidad los objetivos de ONU Mujeres: favorecer la igualdad de género. También quiso destacar la presencia de diputadas en el seno de la Asamblea Nacional gracias a la ley sobre la paridad adoptada en 2010 en Senegal, para garantizar mayor protagonismo de las mujeres en los cargos electivos. "Hombres y mujeres debemos estar juntos para tomar las decisiones y lo que pasa en Senegal es un ejemplo para África occidental, para África en general y para el mundo entero", fueron sus palabras.
La segunda etapa del viaje de la expresidenta chilena ha transcurrido en Mali, en donde se ha mostrado profundamente preocupada por la situación de las mujeres en el norte del país, en manos de grupos rebeldes islamistas que interpretan con rigor la ley islámica y pretender aplicarla cometiendo en su nombre acciones como lapidaciones y amputaciones, e imponiendo a las mujeres la obligación de cubrirse de los pies a la cabeza. Bachelet defendió la implicación de las mujeres en la búsqueda de la paz en Mali. “Mi mensaje clave aquí es decir que la paz, la democracia, el desarrollo sostenible, no pueden perdurar si las mujeres no forman parte de ello”.
Tras Mali, Michelle Bachelet ha viajado a Nigeria, en donde su prioridad ha consistido en convencer a los dirigentes locales sobre la necesidad urgente de mejorar la participación de las mujeres como condición previa para edificar una nación estable y fuerte y fomentar el progreso económico.
Este viaje por África ha tenido lugar poco después de que la Asamblea General de la ONU aprobara prohibir la práctica de la mutilación genital femenina, que todavía se lleva a cabo en algunos países de África Occidental, y ha servido para que Michelle Bachelet mantuviera encuentros con jefes de Estado, líderes de la sociedad civil, académicos y empresarios, y reclamar en el transcurso de los mismos el fin de cualquier forma de violencia de género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario