viernes, 11 de enero de 2013

SALUD SEXUAL EN LA CONSULTA DEL MÉDICO

Bajo el título “La salud sexual y el médico” se presentó a finales del pasado año un documento elaborado por los laboratorios Lilly, con el aval de la Asociación Española de Andrología, Medicina Sexual y Reproductiva (ASESA) y de la Asociación Española para la Salud Sexual (AESS), con los datos de la encuesta 'on line' realizada sobre 1.514 hombres de entre 35 y 75 años. El objetivo perseguido era conocer la relación médico-paciente cuando tratan el tema de la salud sexual masculina en la consulta, y del análisis de los datos puede extraerse la conclusión de que cerca del 80 por ciento de los pacientes no es preguntado al respecto por el médico, aunque ese mismo porcentaje de varones no tendría problemas en tratar el tema. Otros resultados interesantes de la encuesta permiten afirmar que un 70% no entiende los términos que les explica el profesional sanitario, y que un 35% no es partidario de que su pareja le acompañe a la consulta. Para el doctor Ignacio Moncada, presidente de AESS, estos resultados indican que la sexualidad “es algo que no se tiende a hablar con el médico” porque se piensa que las variaciones experimentadas en este ámbito son “algo normal con la edad”, si bien, como destaca el doctor, los médicos tienen su parte de responsabilidad al asumirlo también como lo normal. En muy pocas ocasiones el médico muestra interés por la vida sexual del paciente, y cuando lo hace, se circunscribe a dos cuestiones: la frecuencia de las relaciones y los problemas de erección.
Por su parte, el doctor Rafael Prieto, presidente de ASESA, afirmó que entre un 40% y un 50% de los hombres con disfunción eréctil no acuden al profesional sanitario o tardan mucho en ir. Los pacientes se encuentran con una barrera difícil de vencer a la hora de hablar de este problema, algo a lo que la sobrecarga de las consultas de Atención Primaria no ayuda. Estos hechos derivan en problemas de autoestima y con la pareja, motivos por los que les aconseja “que confíen en su médico, que utilicen un lenguaje sencillo y que no omitan información ni mientan". También recomienda que "empiecen hablando de su salud en general, que pregunten si no entienden lo que dice el médico, que anoten las dudas que tengan antes de visitarle y que apunten durante la consulta lo que éste les diga". Considera asimismo necesario que los hombres "participen en la toma de decisiones junto al profesional sanitario, que se apoyen en su pareja y que se responsabilicen de su bienestar".
Aunque les cueste reconocerlo, los hombres sí tienen problemas sexuales, por lo que los doctores Moncada y Prieto no dudaron en subrayar importancia de que médicos y varones entiendan la necesidad de abordar los trastornos sexuales en la consulta, puesto que constituyen un problema de salud como cualquier otro y en muchos casos tienen tratamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario