miércoles, 20 de febrero de 2013

UNA ESTRATEGIA CONTRA LA ABLACIÓN FEMENINA


Según ha informado el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la prevención y tratamiento de los casos de mutilación genital de mujeres y niñas serán abordados en la próxima Estrategia Nacional contra la Violencia de Género. En la práctica significará la puesta en marcha de mecanismos de sensibilización contra una práctica que supone una vulneración de los derechos humanos, y la articulación de actuaciones que incidan en su erradicación. También se ha recordado desde el Ministerio que el Consejo Interterritorial de Salud aprobó el año pasado la actualización del protocolo de atención sanitaria a las víctimas de violencia de género, que incluye contenido específico para tratar los casos de niñas o mujeres que han sufrido la mutilación genital. 

Esta iniciativa se enmarca dentro de otra general de la Unión Europea destinada a combatir la mutilación genital en todo el mundo. El próximo 6 de marzo se celebrará en Bruselas una mesa redonda con parlamentarios y defensores de derechos humanos para organizar una estrategia contra esta práctica, ante la realidad de unas cifras que hablan de unas 30 millones de niñas en peligro de sufrirla. Mientras tanto, países como Kenia ya han comenzado legislar contra la ablación femenina. El parlamento adoptó en 2010 la ley de Prohibición de la Mutilación Genital Femenina (MGF), que prevé siete años de prisión para los infractores y hasta una multa de 5.800 dólares, una suma enorme en este país donde el salario mensual es de unos 250 dólares. La combinación de esta ley y del cambio de actitud en la comunidad parece dar resultados. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) han divulgado datos actuales que muestran que disminuye la prevalencia de la MGF en el continente africano y, en especial, en las generaciones más jóvenes de niñas. «Este avance muestra que es posible terminar con la MGF», subraya el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. «Podemos y debemos ponerle fin para ayudar a millones de niñas y mujeres a llevar una vida más sana». Y afortunadamente, cada vez son más los hombres que asumen un papel activo para promover un cambio cultural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario