miércoles, 6 de marzo de 2013

FORTALECER TODOS LOS MÚSCULOS PARA DISFRUTAR MÁS DE LA VIDA


Cuidar nuestra sexualidad tiene su recompensa en forma de salud y bienestar. Esta afirmación es válida para todos, hombres y mujeres, y en ocasiones pasa por acudir a un fisioterapeuta del suelo pélvico para que, a partir de una exploración física y una ecografía perineal, efectúe un diagnóstico sobre el estado de los músculos internos y diseñe un programa personalizado. Tradicionalmente han sido las mujeres las que han acudido a estos especialistas para recuperar el tono muscular tras el parto o cuando llegan a la menopausia, pero la fisioterapia especializada en el tratamiento del suelo pélvico puede actuar en los casos de anorgasmia, dispareunia, vaginismo e hiposensibilidad con el fin de mejorar o conseguir el fortalecimiento de la musculatura de esta parte de nuestro cuerpo, y lograr, en consecuencia, una sexualidad más satisfactoria.
El placer se ejercita con la práctica, y la fisioterapia del suelo pélvico, que no se reduce a los conocidos ejercicios de Kegel, puede hacer más corto el camino del descubrimiento del propio cuerpo. Pero si mantener en forma los músculos vaginales nos asegura relaciones más placenteras, no hay que pensar que el suelo pélvico es algo exclusivamente femenino. Los hombres también pueden beneficiarse de esta técnica, pues, como señala Antonio Meldaña, especialista en fisioterapia uroginecológica, los músculos de la pelvis funcionan como una unidad, insertándose algunos de ellos en el pene, en el caso de los hombres, y llegando hasta el clítoris en el caso de las mujeres. Tonificar estos músculos en el caso de ellos está indicado cuando hay problemas de disfunción eréctil, eyaculación precoz y dolor durante la erección o eyaculación, y también puede ser de gran ayuda cuando los hombres se enfrentan a los primeros problemas en sus relaciones una vez traspasado el umbral de la madurez. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario