jueves, 28 de marzo de 2013

HOMOSEXUALIDAD NATURAL



El comportamiento homosexual en diferentes especies animales es un tema al que tradicionalmente no se le ha dado publicidad, y se ha llegado a ocultar bajo la teoría de que se trata de una desviación del único comportamiento natural que garantiza la pervivencia de la especie. Este argumento ha sido incluso utilizado por el Ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, para oponerse al derecho de los homosexuales a contraer matrimonio. "Si nos oponemos al matrimonio entre personas del mismo sexo, no podemos usar argumentos confesionales. Existen argumentos racionales que dicen que ese matrimonio no debe tener la misma protección por parte de los poderes públicos que el matrimonio natural. La pervivencia de la especie, por ejemplo, no estaría garantizada" explicó recientemente. Pero existen numerosos estudios que muestran que la homosexualidad es un hecho natural en más de 1500 especies animales, y que, además, en muchas ocasiones es producto de la selección natural para lograr la supervivencia de la especie, como puso de manifiesto un estudio publicado en 2009 en Trends in Ecology & Evolution, realizado por científicos de la Universidad de California. Nathan Bailey, biólogo que dirigió la investigación, afirmaba entonces que “todos, desde los mamíferos, las aves, los anfibios, los insectos y hasta los arácnidos, son grupos de animales en los cuales se ha visto algún tipo de conducta sexual entre el mismo sexo”. Para este investigador, en el caso de los insectos podría explicarse la tendencia homosexual por incapacidad de discriminar un sexo de otro, pero esta explicación no puede aplicarse a otros animales como los chimpancés o los delfines, en donde el comportamiento homosexual les facilita la interacción con el grupo. De lo que no cabe duda es de la existencia de este comportamiento que, en el caso de especies como el albatros de Laysan, alcanza al 31% de las parejas, y que no es difícil encontrar en gansos, ciervos, elefantes, jirafas o cabras, entre otros ejemplos. 

En varios parques zoológicos, incluido el madrileño Faunia, se ha podido observar la formación de parejas de pingüinos homosexuales. El caso del bonobo, por su proximidad al ser humano, es quizá el que llama más la atención. Paradigma del sexo sin complejos, en sus sociedades se dan altas tasas de homosexualidad, tanto masculina como femenina. Sus encuentros sexuales se utilizan como saludo, como resolución de conflictos, como contraprestación a cambio de alimento, como forma de relación social… e incluyen una amplia gama de prácticas, entre las que el coito hembra-macho es solo una más. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario