viernes, 8 de marzo de 2013

NO PEGUÉIS A VUESTRAS ESPOSAS


En China la violencia conyugal es algo generalizado, invisible y asumido; se considera que lo que ocurra en el marco familiar es un tema privado en el que a nadie atañe inmiscuirse. A pesar de que la violencia machista esté extendida, en muchos casos ni siquiera se reconoce como tal, al ser un concepto desconocido en un país en el que hasta las organizaciones de mujeres recomiendan a la víctima salvar el matrimonio con una insistencia llamativa a ojos occidentales. Por este motivo es tan importante la reciente sentencia favorable a Kim Lee en la que se aprueba su divorcio por malos tratos, le da la custodia de sus hijas, una indemnización por traumas psicológicos y establece una orden de alejamiento para su ex marido. “Lo que más quiero decir es: no peguéis a vuestras esposas”, clamaba Lee a la salida de una de las sesiones de un juicio que ha permitido comentar en voz alta y en público un tema tradicionalmente restringido al ámbito privado, y que esta mujer se decidió a denunciar en su cuenta de Weibo (red social similar a twiter). La celebridad de su entonces marido, Li Yang, quien con su peculiar estilo ha enseñado inglés a millones de compatriotas con libros , webs y giras en estadios, desató un aluvión de críticas y contribuyó a la expansión del tema por las redes sociales. 

Aunque no pueden dejarse de lado las especiales circunstancias de Lee, estadounidense y con recursos económicos, el que haya ganado el juicio es un auténtico triunfo en China, en donde se ha convertido en símbolo y esperanza para una multitud de mujeres sometidas a violencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario