viernes, 26 de abril de 2013

LA FIESTA JAPONESA DEL PENE


El Kanamara Matsuri o festival del falo de metal es una celebración sintoísta que tiene lugar en Kawasaki (Japón) durante el primer domingo de abril de cada año, y en ella se representan figuras fálicas en una fiesta en la que participan niños y mayores desfilando y divirtiéndose entre tales representaciones con total naturalidad. En esta tradición se mezcla lo pagano con lo sagrado y supone una petición de prosperidad en términos de fertilidad, sexualidad y vida marital. Miles de personas se concentran año tras año en la cada vez más célebre conmemoración, en recuerdo de una antigua tradición en la que las prostitutas de Kawasaki se acercaban al santuario sintoísta de Wakamiya para pedir protección divina o la curación de enfermedades de transmisión sexual. En el templo, entre otras figuras genitales masculinas y femeninas, se guarda el falo de metal que da nombre a la celebración, y que tiene su origen en el que utilizó de cebo una joven, según cuenta una leyenda, para expulsar al espíritu maligno que pretendía poseerla en exclusividad y que mordía cualquier miembro que intentara penetrarla. Para cumplir con el rito y lograr los objetivos, la tradición manda adquirir un pequeño falo de metal y rozar con él la entrada de la gran vagina de bronce que también se expone en el santuario. 

El falo de metal es transportado en procesión junto con otras representaciones de miembros viriles, en una gran fiesta que ha adquirido gran popularidad y que en cada edición atrae a más visitantes de diferentes partes del mundo. Un gran pene de madera y otro de color rosa acompañan al de metal. 

La recaudación obtenida en las ventas de los objetos alusivos a la fiesta que se venden en los puestos callejeros se destinan a investigación para luchar contra el VIH.

No hay comentarios:

Publicar un comentario