jueves, 9 de mayo de 2013

CONTRA LA VIOLENCIA SEXUAL EN ZONAS DE CONFLICTO


“Hasta ahora no había habido un esfuerzo internacional concertado para tratar de erradicar la violencia sexual y esto era algo que tenía que cambiar”. Así se expresó el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, en su comparecencia del pasado 11 de abril, en la que anunció el acuerdo histórico al que han llegado los países del G-8 (los más industrializados del mundo más Rusia), para combatir la violencia sexual en las zonas de conflicto. Con este compromiso, los países firmantes acuerdan trabajar juntos para poner fin a este grave problema, reforzando el régimen jurídico vigente y creando un protocolo internacional para promover la investigación y persecución de las violaciones. 

Según la ONG Save the Children, “la violencia sexual es uno de los horrores ocultos de la guerra y el daño que conlleva puede arruinar muchas vidas. Incluso si se recuperan de los efectos psicológicos, muchas víctimas no se curan del resto de sus secuelas nunca y muchas veces se ven apartadas de la sociedad “. Pero es muy difícil conocer el número real de víctimas, puesto que es un tema muy sensible en todas las culturas 

En la comparecencia del ministro británico estuvieron también presentes Zaimab Hawa Bangura, representante especial de la ONU contra la Violencia Sexual en Conflicto, y la actriz estadounidense Angelina Jolie, embajadora de buena voluntad de las Naciones Unidas, quien se sumó en Londres a los actos celebrados alrededor de la cumbre de ministros de Exteriores del G-8 con el fin de concienciar sobre este problema, recordando que “la violación no es un asunto que afecte solo a las mujeres, sino que se trata de un problema global que debe ocupar lo más alto de las agendas políticas”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario