martes, 28 de mayo de 2013

LA DISCRIMINACIÓN SOCIAL QUE SUFRE EL COLECTIVO LGTB


La homosexualidad no solamente es ilegal en muchos países, sino que en algunos el acoso es permanente e incluso castigado con la pena de muerte. Sin llegar a este extremo, y a pesar de los indudables avances logrados, el rechazo social a los homosexuales y transexuales no ha desaparecido en nuestro continente, y los datos proporcionados por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, con motivo de la conmemoración del Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, no dejan lugar a dudas. De los resultados de una encuesta efectuada a 93.000 personas en los 27 países miembros de la Unión Europea más Croacia, se desprende que, de media, el 47% de las personas LGTB se han sentido discriminadas o acosadas durante el año previo. Entre los países con un nivel más elevado de discriminación percibida figura Lituania, con un 61 %, mientras que España aparece con un nivel inferior a la media, con un 38 %. Los grupos que perciben una mayor discriminación son los jóvenes de entre 18 y 24 años, las lesbianas, y las personas de bajos ingresos. 

Entre las dificultades de las que se hace eco el estudio cabe resaltar las siguientes: En el ámbito escolar, 2 de cada 3 personas consultadas ocultan su condición de LGBT en los centros de enseñanza. Al menos un 60 % de ellas fueron víctimas de comentarios o conductas negativas por su condición de LGBT, mientras que más del 80 % en todos los Estados miembros de la UE recuerdan comentarios negativos o actos de intimidación dirigidos contra jóvenes LGBT en los centros de enseñanza. En el ámbito laboral, el 19 % de los consultados se siente discriminado en el trabajo o a la hora de buscar un empleo. El 26 % de las personas LGBT que respondieron a la encuesta habían sido agredidos o amenazados con actos de violencia en los últimos cinco años. El 66 % de los consultados de todos los Estados miembros de la UE expresó su miedo a ir de la mano en público con una pareja de su mismo sexo. 

Lo que pone de manifiesto el estudio de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE es la imposibilidad para los miembros de la comunidad LGTB de sentirse libres para ser ellos mismos en todos los ámbitos de su vida. “Todo el mundo debería sentirse libre para ser uno mismo en el hogar, el trabajo, en la escuela y en público, pero está claro que las personas LGBT, a menudo, no se sienten así”, se indica en el comunicado de prensa hecho público por la citada Agencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario