martes, 7 de mayo de 2013

SEXUALIDAD Y DISCAPACIDAD


Todos los seres humanos tienen derecho a vivir una sexualidad sana, libre y responsable, como acertadamente señaló la guía de recomendaciones generales sobre la Promoción de la Salud Sexual y Reproductiva para las personas con discapacidad que en 2009 publicó la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sin embargo, sexualidad y discapacidad no siempre son términos aceptados socialmente, y por ello es destacable la labor de diferentes asociaciones desde las que se defiende el derecho de las personas discapacitadas a decidir sobre un aspecto tan fundamental de sus vidas como es su sexualidad. Carlos de la Cruz, vicepresidente de la Asociación Sexualidad y Discapacidad, asegura que el sexo contribuye a mejorar su calidad de vida en todos los aspectos y en todas sus dimensiones: bienestar emocional, relaciones interpersonales, desarrollo personal... Para este experto, hay dos errores de los que se debe huir al afrontar este tema; uno es cerrar los ojos ante su existencia, y el otro, pensar que la sexualidad responde a un único modelo en todas las discapacidades. Pero “es muy importante atender las diferencias, matices y peculiaridades de cada una de ellas”, recuerda la psicóloga y sexóloga Natalia Rubio, presidenta de la citada Asociación, para quien es muy importante distinguir, en primer lugar, entre discapacidad intelectual, sensorial, física y mixta (intelectual más sensorial), y, a continuación, diferenciar entre una discapacidad de nacimiento o congénita de una adquirida. Esta última distinción resulta clave en la discapacidad física, mientras que en la discapacidad intelectual, dada la falta de recursos apropiados, es preciso adaptar contenidos existentes dando preponderancia a las imágenes. Para las personas con discapacidad sensorial, visual o auditiva, apenas hay recursos disponibles. 

Esta profesional insiste en que cada persona debe ser protagonista de su propia vida, y para ello debe contar con una asistencia personalizada que responda a tres criterios: atender todas las dudas de la persona con discapacidad, educar desde un enfoque positivo, y facilitar todos los apoyos que la persona demande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario