viernes, 20 de septiembre de 2013

ANDROPAUSIA: UNA CUESTIÓN DE TESTOSTERONA... Y DE ESTRÓGENOS


El hipogonadismo masculino o andropausia se ha tratado tradicionalmente como un trastorno que afectaba a algunos hombres a partir de determinada edad, como consecuencia de una disminución en su nivel de testosterona. Sin embargo, los resultados de una investigación publicada en la revista "The New England Journal of Medicine" parecen indicar que también los estrógenos pueden estar en la raíz de este fenómeno similar a la menopausia femenina, por el que los varones pierden volumen y fuerza muscular, y padecen una disminución del deseo sexual. La principal hormona masculina es la testosterona, pero un pequeño porcentaje de la misma se transforma en estrógeno, y el estudio llevado a cabo por el Massachusetts General Hospital, sobre una población de 198 hombres sanos entre 20 y 50 años, revela cómo se resiente el deseo sexual con la reducción de la hormona femenina. 

Entre los síntomas de la andropausia puede figurar la disfunción eréctil; de hecho es el que lleva a muchos hombres a la consulta del especialista, cuyas decisiones suelen venir determinadas por un análisis del nivel de testosterona en sangre de los pacientes. Como indica el doctor Eduardo García Cruz, urólogo del Hospital Clínic de Barcelona, "hay muchas hormonas implicadas en este trastorno masculino, pero, como dicen las guías clínicas de la Asociación Europea de Urología, como no se saben cuáles son ni cuáles son sus valores normales, de momento, es la testosterona la que nos indica quién tiene andropausia". Quizá a partir de ahora haya que valorar también los niveles de estrógenos para lograr un diagnóstico más acertado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario