miércoles, 9 de octubre de 2013

ENVEJECER CON BUENA SALUD SEXUAL


Cumplir años no debería ser un problema para seguir disfrutando de unas relaciones sexuales placenteras. La sexualidad nos acompaña durante toda nuestra vida, pero según envejecemos experimentamos cambios a los que hemos de adaptarnos y aumentan las probabilidades de padecer diferentes enfermedades. Es importante mantener unos hábitos saludables que incidan positivamente en cuerpo y mente: cultivar las relaciones sociales, realizar actividad física acorde al estado de salud, cuidar la higiene personal y las horas de sueño, mantener activa la mente, y, por supuesto, llevar una alimentación saludable que proporcione energía y aleje el riesgo de padecer enfermedades. De igual modo que es recomendable acudir al médico para prevenir o frenar el avance de las enfermedades, es importante pedir orientación profesional adecuada para mejorar la vida sexual, dejando de lado miedos, inseguridades y prejuicios. Vivir de forma saludable ayudará sin duda a que las relaciones íntimas de las parejas maduras sean más placenteras, y encontrar el tratamiento o la terapia adecuada servirá para que la nueva realidad no afecte a la vida íntima. 

También para las personas mayores es importante disfrutar del contacto corporal, la comunicación, y la seguridad que produce sentirse querido y deseado. Quizá sea preciso más tiempo para llegar a la excitación, quizá haya que explorar nuevos lugares, nuevas posturas o nuevos estímulos. No existe un único modelo de relación sexual, lo importante es aceptar los cambios naturales que conlleva el paso del tiempo y continuar disfrutando de las relaciones sexuales de forma positiva, pues ello redundará en salud y felicidad y fortalecerá física y psicológicamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario