jueves, 21 de noviembre de 2013

LECHE MATERNA Y SIDA


El mecanismo protector de la leche materna frente al VIH ha podido ser identificado en un estudio de la Universidad de Duke (Estados Unidos) en una sustancia denominada tenascina-C o TNC. La importancia de la investigación radica en que esta proteína, ya conocida por su papel en la cicatrización de heridas, podría ahora abrir la puerta a estrategias de prevención del VIH en los bebés nacidos de madres seropositivas. Este hallazgo es especialmente significativo en los países menos favorecidos, donde las mujeres embarazadas no se hacen la prueba del sida, el acceso a la terapia antirretroviral no es sencillo, y la tasa de transmisión del VIH de madres a hijos es elevada. 

La proteína TNC fue descrita por primera vez en la década de 1980 por Harold Erickson, coautor de la investigación publicada en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences. El estudio es resultado del análisis de leche materna extraída de mujeres seronegativas, tras el cual se pudo reconocer y detallar el papel de la citada proteína en la actividad de neutralización del VIH, al unirse específicamente a su envoltura. 

La investigación podría permitir la posibilidad de inducir factores inhibidores en la propia leche materna. Para Sallie Permar, profesora asistente de Pediatría, Inmunología y Genética Molecular y Microbiología de Duke, y autora principal del estudio, el hallazgo podría aplicarse preventivamente en madres seropositivas, mediante la administración oral de la proteína.

No hay comentarios:

Publicar un comentario