jueves, 30 de enero de 2014

EL MOMENTO MÁS SANO Y PLACENTERO DEL ENCUENTRO SEXUAL


El orgasmo, además de ser una experiencia que causa placer y satisfacción, proporciona multitud de efectos saludables en el organismo como consecuencia de las hormonas que se liberan con el clímax sexual. La oxitocina y las endorfinas son responsables de la sensación de amor y felicidad que invade el cerebro tras el orgasmo. La desconexión que se produce de las terminaciones nerviosas alivia dolores y tensiones, ahuyentando la ansiedad. 

Muchos sectores del cerebro son estimulados durante el orgasmo, que suele ir acompañado de un aumento de flujo vaginal, una respiración más lenta, y una disminución del ritmo cardíaco. Hay estudios y evidencias que vinculan el orgasmo a la mejora del aspecto físico en la mujer, al fortalecimiento del sistema inmunológico, a una protección contra el cáncer de próstata o a una disminución de las infecciones urinarias y genitales femeninas. Probablemente el incremento de flujo de sangre y de oxígeno, nutrientes muy beneficiosos para el cerebro, tiene mucho que ver con los efectos positivos observados en el sistema nervioso, endocrino, cardíaco, muscular y circulatorio. 

Sea como sea, además de constituir, dentro del conjunto de los juegos sexuales, una excelente forma de ejercicio físico, el orgasmo es una fuente de placer y de salud muy valiosa, que no tiene precio ni contraindicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario