miércoles, 29 de enero de 2014

LA VIDA SEXUAL NO TERMINA CON LA MENOPAUSIA


La menopausia trae consigo una serie de cambios físicos en la mujer, pero en sí misma no afecta al deseo femenino ni a la capacidad de excitarse y sentir placer sexual. Cada mujer vive esta etapa de un modo personal netamente influido por la forma en que ha vivido la sexualidad a lo largo de su vida. Sin duda, las mujeres que tienen un prejuicio sobre la menopausia, y anticipan el momento de su llegada como algo negativo, tienen más posibilidades de que esta situación al final se haga realidad. La disfunción sexual más común en esta etapa es la dispareunia o dolor en el coito; también pueden darse casos de bajo deseo sexual, pero no directamente causados por la menopausia.

El reciente estudio dirigido por la investigadora Virginie Ringa, y publicado en la revista "The Journal Sexual of Medicine", afirma claramente que "los cambios biológicos que caracterizan la menopausia no afectan negativamente a la vida sexual". Desprenderse de las connotaciones negativas que puedan asociarse a la palabra menopausia es el primer paso para vivir y disfrutar la sexualidad en este período femenino; el siguiente, acudir a la consulta de los profesionales adecuados para resolver dudas o consultar las dificultades que puedan surgir y/o acrecentarse por patologías físicas o psíquicas, o por conflictos relacionales existentes. De singular ayuda puede servir la "Menoguía" sobre la sexualidad después de los 50, elaborado por el Grupo de Sexualidad de la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario