viernes, 17 de enero de 2014

VIDA SEXUAL Y CÁNCER DE MAMA


Afortunadamente, el diágnostico de cáncer de mama en la actualidad va seguido de un tratamiento que en muchas ocasiones finaliza con éxito. Recibida la noticia, y tras los primeros momentos de inquietud, miedo o bloqueo, es importante no dar la espalda a la sexualidad, especialmente si se vive en pareja. En términos generales, la mujer debe sentirse apoyada por su entorno familiar y conocer las consecuencias físicas y psicológicas que van a desencadenarse en el doloroso proceso, resolviendo todas sus dudas con los profesionales adecuados para intentar disfrutar de la vida. El ámbito sexual, como parte de la vida capaz de proporcionar muchas satisfacciones, también debe afrontarse en esta etapa conociendo la manera en que la enfermedad puede afectarlo. En caso de vivir en pareja, la comunicación con ella es fundamental para compartir las preocupaciones y solicitar las caricias, juegos, palabras o masajes que proporcionen placer, sin circunscribirse al coito y disfrutando de cada pequeño instante. Más allá de recomendaciones generales, el psicólogo es el que puede establecer tratamientos individualizados para cada mujer y para cada pareja teniendo en cuenta cómo era su vida sexual antes del cáncer, valorando los sentimientos que en ella generan las consecuencias físicas que la enfermedad ocasiona en su cuerpo, y diseñando el tratamiento sexual apropiado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario