lunes, 17 de marzo de 2014

CRECE EL NUMERO DE MUJERES QUE DECIDE NO SER MADRES



Empieza a aumentar el número de mujeres que toman esta decisión, aunque la sociedad en la que vivimos se los hace pagar de alguna manera, entre  comentarios como: veras que en un futuro te arrepientes, mira que una mujer sin hijos es como un jardín sin flores, si no eres madre es que no eres una mujer, se te va a pasar el arroz, etc. Esta presión social se hace mayor  cuando te vas acercando a los 40 y no tienes descendencia; ni que decir que el entorno también presiona, entre familiares y amistades que van teniendo hij@s, la pregunta siempre está en el aire: ¿y tú para cuando?
Las cosas van cambiando lentamente y esta ecuación de mujer=madre está muy presente todavía en nuestra sociedad.
Una de las profesionales que abarca este tema es Maria Lameiras, presidenta de la Cátedra de Estudios Feministas de la Universidad de Vigo, según ella, “el modelo de la cultura judeo cristiano patriarcal considera que la maternidad es el destino de las mujeres y eso es una forma también de ejercer violencia de género”, a diferencia de las mujeres a un hombre no se le suele preguntar por qué o para cuando va tener hijos; señala que “la maternidad se impone como un elemento de valorización de la mujer y se olvida que ser madre es algo que tiene que decidir la propia mujer, sin presiones de ningún tipo, ni para serlo ni para no serlo.
Según l@s psicólog@s, algunas mujeres por las presiones  a la que se ven sometidas, ya sea por familiares o la misma sociedad, llevan a convertirse en madres por convencionalismos, lo que puede generar ir en contra de sus propios deseos, ocasionándoles sentimientos de culpa o no sentirse competentes en ese papel.
Según l@s ginecolog@s, no existe el famoso instinto maternal que se piensa que es innato en todas las mujeres, sino que es algo que se modula por la propia educación y cultura donde nos desarrollamos, donde desde pequeñas a las niñas se les enseña a ser las cuidadoras.


Actualmente una de las razones por lo que las mujeres no quieren tener hijos es la estabilidad económica, a demás sigue recayendo en las mujeres el peso del cuidado de los hijos y las tareas domesticas, lo que obliga a la mayoría a pedir una reducción de jornada, haciendo más costoso o que se resienta la carrera profesional de las mujeres. Según los datos de Instituto Nacional de Estadística apunta que en España solo el 2,1% de los varones reduce su jornada laboral frente a un 21,1% de las mujeres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario