lunes, 24 de marzo de 2014

LA PRIMAVERA ¿LA SANGRE ALTERA?



Al día de hoy no existen resultados científicos que avalen este refrán; de lo que si podemos hablar es de los cambios emocionales que afectan a nuestra respuesta sexual  y que vamos  teniendo a lo largo de las estaciones del año. Por ejemplo, las emociones se ven afectadas según el clima que tengamos; así en las estaciones más frías nos encontramos con menos energía, apáticos o perezosos, tenemos menos ganas de hacer actividades al aire libre y el frío nos obliga a cubrirnos y a mostrar menos nuestro cuerpo.
De lo contrario, en las estaciones más calurosas, nos encontramos con más ánimo y activos.  Con la llegada del buen tiempo y los días más largos, socializamos más y quedamos para hacer planes al aire libre (playa, parques, campo) como hacer ejercicio, excursiones, etc. También nuestra vestimenta cambia, se vuelve más ligera e insinuante y eso en muchas personas puede funcionar como estímulos eróticos. El hacer ejercicio y disfrutar de agradables actividades ayuda a liberar endorfinas en nuestro cuerpo, lo que favorece al deseo y la respuesta sexual.
En resumen, el buen tiempo ayuda a que estemos más receptivos a estímulos agradables y nos encontrarnos más activos, pero no podemos hacer la ecuación matemática de que eso vaya a aumentar nuestro deseo y actividad sexual, ya que esta se ve influenciada por múltiples factores. De cualquier manera, nuestra recomendación es que disfruten siempre, ya sea en invierno, primavera o verano.


No hay comentarios:

Publicar un comentario