miércoles, 2 de abril de 2014

LOS RIESGOS DE LA AUSENCIA DEL VELLO PÚBICO


No es la primera vez que hay noticias sobre la relación entre la ausencia de vello púbico y algunas infecciones de transmisión sexual (ITS). De hecho cada vez son más las voces en contra de la depilación, por mostrar algunas de ellas:

El año pasado, un estudio publicado en la revista médica «British Medical Journal» ya alertaba de que la moda del pubis brasileño favorece algunas infecciones cutáneas como el molusco contagioso o molluscum contagiosum.

Recientemente, la actriz Cameron Díaz defendía las bondades del vello en su libro «The body book»: «No olvidemos que la especie humana estaba cubierta de pelo, y aunque ahora solo lo tenemos en algunas zonas, creo que ese vello que se ha mantenido tiene un propósito». 

También la cadena de ropa American Appearel exhibió maniquíes con vello púbico en sus escaparates.

Profesionales como el dermatólogo Ramón Grimalt, miembro de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV), defiende la necesidad de mantener el vello púbico y alerta sobre el peligro de esta moda, a la que califica como «absurda», argumentando que favorece el contagio (ITS). Afirma que al igual que el pelo de la cabeza sirve para evitar las quemaduras solares y los traumatismos, o el de las cejas y las pestañas para paliar los traumatismos y las motas en los ojos y los párpados, el púbico tiene como objetivo «mantener a raya las heridas, los golpes genitales y las infecciones durante las relaciones sexuales». «Para evitar el contagio de infecciones de transmisión sexual debemos mantener el vello púbico. Si uno usa de forma adecuada el preservativo y mantiene el pelo púbico sin rasurar, el riesgo de contagio es casi cero». También asegura que con la depilación integral han aumentado de forma espectacular los condilomas genitales causados por el virus del papiloma humano (HPV). «Desde la última moda de depilación púbica en ambos sexos, los dermatólogos asistimos impotentes a un aumento alarmante de las infecciones de transmisión sexual entre los jóvenes», advierte.

El pelo púbico, explica, tiene una función protectora contra el roce inevitable durante las relaciones sexuales. «Si los dos sujetos presentan un pubis sin pelo, cualquier infección de la piel que se encuentre encima de la piel de uno de ellos pasará indefectiblemente al compañero sexual», apunta. Sin embargo, no supone un riesgo recortarlo y depilarse el área lateral ya que hay un menor roce en esa zona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario