martes, 12 de agosto de 2014

Un siglo de cine, sexo y amor…



Era una noche fría de diciembre, en el París de fines del siglo XIX. Los transeúntes apuraban el paso, ávidos de llegar a sus hogares. Pocos se detenían a mirar los affiches que anunciaban la presentación de un nuevo artefacto mecánico: el Cinematógrafo Lumière.
En el sótano del Grand Café, en el Boulevard des Capucines, la actividad era frenética. Se montaba el proyector de la primera función de cine de la historia.
La concurrencia no fue muy numerosa; apenas 35 personas fueron testigos de aquella maravilla mecánica capaz de reproducir el movimiento natural en una pantalla. Pero, a decir de las crónicas, la experiencia fue inolvidable. Había nacido el cine y el público parisino le daba la bienvenida.
Esa noche se proyectaba en público por primera vez. La llegada de un tren a la estación de la Ciotat y la salida de los obreros de las fábricas Lumière en Lyon, entre otras vistas.
En estos momentos, nadie en su sano juicio se atrevía a predecir, que el cine se convertiría en el Arte más poderoso e influyente del siglo XX.

Una infinita curiosidad
El cine erótico no tarda en aparecer. La primera película en la que aparece una manifestación amorosa  explicita entre un hombre y una mujer es: “El Beso” (1986). Un año después de que los hermanos Lumiere mostrasen la maquina de las maravillas.
En 1900, se estrenan la película “A través de la cerradura de la puerta”. Otra de las pioneras fue “El amor a todas las edades”, de Lucien Norguet (1902).  Como queda claro, los títulos son de una elocuente precisión y no es difícil imaginar de qué iba la cosa…
El poder de lo desconocido, el morbo de lo prohibido y la excitación en la sombra contribuyen a que las clases pudientes de la época iniciaran el consumo clandestino de este tipo de cine. Se sabe que el rey Alfonso XIII demandaba estas películas para su particular uso y disfrute.

Entre tinieblas
El cine de pre-guerra creó, tímidamente, héroes eróticos. Los besos apasionados y atrevidos  de Rodolfo Valentino y Tera Vara hicieron sonrojar y cerrar los ojos de nuestras abuelas.  Greta Garbo y Marlene Dietrich seguro que hicieron soñar a nuestros padres…
En 1946 se estrena “Gilda” de Charles Vidor.  Película que se recordará siempre por la secuencia en la que Rita Hayworth interpreta a Gilda caminando segura, desafiante y felina, enfundada en un  explosivo y elegante traje de terciopelo negro, cantando una sugerente canción, mientras se despoja lentamente de un interminable y bellísimo guante.
Rita Hayworth se convertía por estas fechas en un mito erótico internacional, hasta el punto que su fotografía acompaño a los soldados norteamericanos en  la Segunda Guerra Mundial.

Una luz cegadora
Se estrena “La Dolce Vita” (1960) de Federico Fellini. Todos pudimos observar como en el mejor de los sueños nocturnos, los blancos y grandes pechos de la sueca Anita Ekberg, mientras ésta se bañaba acompañada por Marcello Mastroiani, en la Fontana de Trevi. 
La película fue un descomunal escándalo para la época y la “première” en el cine Capitol de Milán recibe silbidos, insultos, protestas, y escupitajos  de algunos espectadores, La película fue premiada ese año con: la Palma de Oro del Festival de Cannes.
La Dolce Vita”,  marcó un hito en la historia de la sexualidad moderna,  hizo que el nombre de esta película se transformara en un concepto y en de modo de vida, en el que estaban incorporados los cambios de pareja y el sexo grupal.
La mujer toma posiciones en el cine y realiza por estas fechas un recorrido imparable. Actrices como Marylin Monroe, Gina Lollobrígida, Sofía Loren Claudia Cardinale o Brigitte Bardot interpretan películas inolvidables, dónde la mujer ocupa un protagonismo desconocido hasta entonces.
En esta época, en París, se esta fraguando la revolución de mayo de 1968. Los directores de cine  (Godard, Chabrol, Truffaut, Fellini, Pasolini, Buñuel,  Valerian Borowczyk, Liliana Cavani, Nagisa Oshima.  etc ... ) inician una nueva época.
Ya nada puede ser igual… 
Se estrenan en Francia “Los Cuentos Inmorales”, (1974) de  Walerian Borowczyk. Son cuatro cuentos eróticos que interactúan como rituales de éxtasis sexual y religioso. En esta cinta el  sexo y sexualidad se convierten en una fuerza transgresora, que engendra una obsesión subversiva. La iglesia  se escandaliza y arremete contra la película pero no puede impedir su proyección.
En Italia, aparece “Portero de noche”, (1974)  de Liliana Cavani. Película durísima ambientada en los campos de concentración en la Segunda guerra Mundial, dónde un oficial nazi  abusa  sexualmente de una niña judía. La cinta denuncia y explora la relación sadomasoquista de los protagonistas cuando al terminar la guerra se encuentran en un hotel. 

De Japón viene “El imperio de los Sentidos”, (1976) de Nagisa Oshima. Película transgresora y atrevida por el realismo y la estética de sus imágenes, cuenta una apasionada y destructiva historia de amor con sexo explícito, que se establece entre dos amantes.

La cinta fue prohibida por la censura en algunos países, incluido Japón, dónde no pudo ser exhibida hasta el año 2001.



  • Termina la guerra del Vietnam ante la presión de los movimientos pacifistas. El slogan “Haz el amor y no la guerra” recorre el mundo.
  • Los movimientos de liberación de la mujer se reconocen y se hacen cada vez más visibles.
  • En España estrenamos libertad política y constitución democrática. Soplan vientos de cambio y la práctica democrática se funde con los deseos de una sexualidad más placentera, segura y libre. 



Si está en tu corazón, es que existe…

El público demandaba algo más que deseo y pasión desenfrenada. Sobre todo la mujer, que no se conforma con asistir impasible a un repertorio de escenas de sexo sin sentido. El amor recorre un camino más complejo más sutil, y por supuesto mucho más profundo.

Películas como: “Casablanca” (1943) Michael Curtiz, “La palabra” – Ordet (1955) Theodor Dreyer , “Lolita” (1962) Stanley Kubrick,  “Doctor Zhivago”, (1965), David Lean.  “Memorias de Africa”, (1985), Sydney Pollack,  “Los Puentes de Madison” (1995)  Clint Eastwood, “El Paciente Ingles” (1996) Anthony Minghella.  Con estas cintas corren ríos de lágrimas…, pero también se abren las puertas de un nuevo y apasionante universo de sensaciones, sentimientos y deseos.



Tres películas que definen una época

“Nueve Semanas y Media" (1986).  Adrian Lyne. Por primera vez un hombre y una mujer  inician su relación partiendo desde la misma posición  económica, social, e intelectual en una sociedad, democrática, permisiva y moderna. Los juegos sexuales, aunque atrevidos, se realizan sin complejos ni miedo. Todo bien hasta que el hombre pretende imponerse y dominar la situación….

Thelma y Louise (1991) Ridley Scott.  En este caso, las dos mujeres no pretenden ser iguales, solo pretenden ser libres… Esta decisión les costara la vida…

Eyes wide shut (1.999). ("Ojos cerrados de par en par") Stanley Kubrick  El director penetra también, por primera vez, en los sueños más íntimos y en los inconfesables deseos de la pareja protagonista. Nuevamente, se abre un camino apasionante para el que quiera investigar y descubrir…

 
Otras  culturas otros mundos


En el otro lado del mundo, la historia continua. Se estrenan títulos como “In the Mood for Love” (Deseando amar) China, (2000) de Wong Kar-Wai,   película de culto indiscutible, que abrió nuevos caminos a la concepción del amor y al lenguaje narrativo.

 Dolls” Japón (2002) de Takesi Kitano, película extremadamente lírica, poética, con una dureza desgarradora que brota de cada uno de los protagonistas y que penetra directamente en el alma del espectador.
 “El tren de Zhou you”, China (2002). de Sun Zhou. Película minimalista, tremendamente bella. Cuenta  una historia en la que el amor no es lógico, el deseo es  irracional  y la obsesión  inexplicable.
En Israel se estrena “Yossi y Jagger”  de Eytan Fox  (2002). La película trata la historia de amor entre dos oficiales israelíes en una base del ejército situada en la frontera Israelí-Libanesa.
En Uruguay se estrena “Whisky”, (2002) de Juan Pablo Rebella y Pablo Stoll Tres personajes solitarios, abandonados por la desventura, dedicados a la vida como la tienen delante: siempre igual…
En España la película  “Te doy mis ojos” (2003) de Iciar Bollain, crea un gran revuelo social. La directora realiza una película sentida, comprometida y compleja, que ahonda en el fondo de una historia de amor, teñida de violencia de género.
En India, decenas de policías vigilan el estreno de 'Novia', (2004) de Karan Razdan,  en los cines de  Bombay, New Delhi, Lucknow, Varanasi y Bhopal. El filme narra la relación sentimental entre dos mujeres, algo que, según los hindúes radicales, viola los valores de la cultura local…
En Senegal, la película 'Moolaadé' (Protección), (2004) de Ousmane Sembene, denuncia la práctica de la ablación del clítoris en las mujeres africanas y su realidad social…
En la Mostra de Venecia de (2005) se entrega el León  de Oro a la película “Brokeback Mountain”, de Ang Lee. El director de origen taiwanés, cuenta una historia de amor prohibido entre dos vaqueros que son contratados para cuidar un enorme rebaño de ovejas. Película ambientada en el oeste de Estados Unidos de mediados del siglo pasado…

El  recorrido es apasionante pero insuficiente…
Faltan decenas de películas importantes y necesarias…
Quizás, algún día, podamos disfrutar de un ciclo temático  y pasarlas todas…

Un afectuoso saludo

Paco Gragera
Programador de cine y  Coordinador de actividades Culturales 

No hay comentarios:

Publicar un comentario