jueves, 25 de septiembre de 2014

EL PLACER SEXUAL EN LA MENOPAUSIA.


Muchas mujeres al acercarse a la menopausia, cuando termina la menstruación se encuentran con problemas en su salud sexual, y esto puede deberse por el déficit de estrógenos, que ocasionan entre otras cosas, sequedad o irritación vaginal, problemas para lubricar y excitarse, lo que puede desembocar en una apetencia sexual o falta de deseo sexual, ya que muchas mujeres al tener este tipo de dolencias se les quitan las ganas de tener relaciones sexuales porque no se sienten cómodas o en algunos casos va acompañado de dolor o molestias en la penetración.
Estos cambios corporales, que son inevitables en nuestra vida tenemos que saberlos, la información es uno de los recursos más útiles que tenemos, es decir, si soy consciente que voy a pasar por algunos cambios o los estoy viviendo, entonces puedo poner soluciones a ellos.
A continuación menciono algunas claves para mejorar el placer sexual en esta etapa vital.

  • Un paso muy importante es aceptar y adaptarse a esta nueva etapa vital. Es verdad que existen cambios en nuestra sexualidad, pero eso no significa que el placer sxual disminuya o  se limite; para  tener una vida sexual saludable es necesario hacer algunos cambios en nuestros hábitos sexuales. Y muy importante también acompañarlos con una buena actitud; hay que cambiar la creencia de que una vez llegada a esta etapa nuestra sexualidad ha terminado, pues eso no es así, depende de cada una el cómo lleve a cabo su sexualidad.
  • Otro factor muy importante es hacernos responsables de nuestro estado genital, hay que cuidarlos y fortalecerlos. A demás de las revisiones médicas oportunas, es responsabilidad nuestra el consultar por tratamientos a seguir si tenemos problemas de sequedad, dolor, etc. Debemos saber que existen también ejercicios físicos para fortalecer nuestra zona pubococcígea y mantenerla sana, esto favorece muy positivamente a nuestro placer.
  • Un punto importante es dedicar tiempo a la sexualidad; con la rutina y la monotonía nos olvidamos de sacar tiempo para ella y podemos caer en el error de dejar el tiempo sobrante, que suele ser de mala calidad, porque hay cansancio, hastió, etc. Es necesario tener tiempo para hacer cosas placenteras (sola o en pareja), esto favorece nuestra intimidad en pareja y por lo tanto a nuestro placer.
  • Si estamos en pareja es imprescindible tener una buena comunicación con ella, decir las cosas que nos gusta, las que no, etc. Las parejas no son algo estático, por el contrario están en constante cambio, así que es necesario comunicarle a nuestra parejas esos cambios, esto ayudará a que nuestra pareja se adapte también a ellos.
  • Es necesario renovar los hábitos sexuales, hacer y probar cosas nuevas. Si algo no podemos hacer por enfermedad o porque deja de gustarnos, hay que probar hacerlo de diferente manera, es decir, si tenemos molestias en el coito pues intentar no tenerlo y disfrutar con otras técnicas sexuales igual o más placenteras, como las caricias genitales, masajes, etc. Aprender a disfrutar de manera diferente.
  • Por último y no menos importante es no forzarse, sin darnos cuenta queremos seguir patrones que impone la sociedad y quizá el reconocer que cada uno tiene unas necesidades individuales diferentes al otra/o, el reconocer también que no siempre tenemos que llegar a lo establecido como "relaciones sexuales completas" todas las relaciones son completas, siempre y cuando sean placenteras, se llegue a donde se llegue o se haga lo que se haga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario