lunes, 8 de septiembre de 2014

LAS DIFERENCIAS EN LAS PRÁCTICAS SEXUALES ENTRE HOMBRES Y MUJERES.


Dos estudios de la Universidad de Granada estudian las diferencias existentes en cuestión de gustos y de prácticas sexuales.
Empecemos con las fantasías, el estudio a cargo de Nieves Moyano y Juan Carlos Sierra, realizado a 2,250 españoles de entre 18 y 73 años, repartidos entre hombres y mujeres heterosexuales; revela que la mayoría ha experimentado por lo menos alguna vez en su vida una fantasía sexual placentera y el 80% ha experimentado alguna vez una fantasía de forma negativa o desagradable.
En cuestión de géneros muestra que, las mujeres suelen fantasear con mayor frecuencia fantasías del tipo romántico; para ellas las fantasías desagradables tienen que ver con la sumisión sexual o ser forzadas para tener sexo y relacionado con la frecuencia de las fantasías, mencionan que suelen hacerlo una vez al mes.
Las fantasías más repetidas que se encontraron en el estudio para  las mujeres son: tener sexo con un desconocido, tener sexo con otra mujer, hacer un trió, tener un orgasmo a través de sexo oral, tener sexo romántico con un hombre insensible que se enamora solo de ella, sexo dominante, apasionado y forzado sin ser violento, sentirse irresistiblemente sensual y erótica y por último trabajar como stripper, prostituta o pertenecer a un harem
En relación a los hombres, con lo que más fantasean son con el tipo de fantasías exploratorias, para ellos las fantasías desagradables son las que se relacionan con prácticas homosexuales; la frecuencia con la que fantasean es mayor, pues según el estudio ellos piensan todo el tiempo y hay un mayor interés por concretar la fantasía.
Y las fantasías más repetidas que se encontraron en el estudio para los hombres son: tener sexo con una desconocida, que ella sienta placer al realizar sexo oral más allá del placer, tener sexo con dos o más mujeres, ser mirado o mirar cuando se tienen relaciones sexuales, que ellas se masturben para ellos, sexo anal, cambiar roles del tipo esclavitud, sado-masoquismo, tener sexo con otro hombre, no bajo mirada homosexual, sino solo por experimentar.
El otro estudio también de la Universidad de Granada a cargo de Inmaculada Teva, nos habla sobre las diferentes prácticas sexuales en adolescentes según el sexo; este se llevo a cabo con una muestra de 4,612 jóvenes. El estudio revela que las diferencias de comportamiento sexual entre chicas y chicos se puede deber a los roles de género, de está manera promueven que los hombres tomen la iniciativa en el ambiente sexual, tengan una amplia variedad de experiencias sexuales y un mayor numero de parejas. Por el contrario, los estereotipos que se muestran en las chicas, son que se muestren sexualmente evasivas o pasivas en las relaciones sexuales y que se implican más emocionalmente tras un encuentro sexual.
En palabras de la investigadora: " Creemos que los resultados podrán indicar una influencia de roles y estereotipos de género, de forma que en un contexto sexual, las mujeres y los varones consideran que tienen que comportarse según las expectativas propias de su rol de género".
Viendo estos estudios, llegamos a la conclusión de que siguen existiendo una educación sexual diferente para chicas que para chicos, puesto que los estereotipos son los mismo que hace años, es decir, las chicas son pasivas, románticas y poco atrevidas sexualmente, y los chicos son los activos sexualmente, más sexuales y decididos sexualmente. Basta ya de reproducir estos estereotipos, creemos que tanto mujeres y hombres pueden salir de ahí y sentirse más cómodos sexualmente haciendo cosas fuera de lo que supuestamente tienen que hacer por cuestiones de su género.

No hay comentarios:

Publicar un comentario