lunes, 2 de marzo de 2015

LA INSEGURIDAD EN EL HOMBRE



El arraigo de una cultura machista, el físico ideal varonil que bombardean los medios de comunicación, los sueños que vende la industria pornográfica y las expectativas que la sociedad tiene del típico hombre son algunos de los factores que laceran la seguridad y la autoestima del llamado sexo fuerte.

Aunque las inseguridades de un hombre pueden variar según su edad, su carácter individual,  el momento histórico que vive y la cultura del país donde reside, “la autoestima de los hombres está más relacionada con otras cosas como ser exitoso en términos profesionales y económicos, el poder para sostener a la familia”, explica el psicólogo clínico Alfonso Martínez Taboas.

“Culturalmente se ha asociado al hombre exitoso con aquel que tiene a su familia contenta y es proveedor”, explica quien fue el pasado presidente de la Asociación de Psicología de Puerto Rico.

“Una diferencia clave entre la autoestima de los hombres y las mujeres es que estas últimas, por su socialización, apuestan más a su autoestima en relación con su cuerpo, según los estándares culturales del momento. Esto explica por qué los trastornos alimentarios como la bulimia y la anorexia nerviosa, y las operaciones estéticas son muchos más comunes en ellas”, destaca el también catedrático de la Universidad Carlos Albizu.

Sin embargo, esto no significa que los hombres estén libres de sufrir la presión de estar en forma según los estándares sociales. En el capítulo VI de su libro “Masculinidades subordinadas” (2010), el doctor José Toro Alfonso hace referencia a un estudio que indica que la insatisfacción corporal de los hombres ha aumentado dramáticamente durante las últimas tres décadas, razón que explica un incremento en casos de hombres con trastornos alimentarios. 

De hecho, otro estudio que menciona este texto destaca que las distorciones  en la imagen corporal entre los hombres podrían ser más complejas que las que experimentan las mujeres porque, mientras que la mayoría de las féminas lo que quieren es estar más delgadas, los varones anhelan ser más delgados y musculosos a la vez.

El físico y la sexualidad bajo lupa.  El entrenador físico Lorenzo Orozco trabaja  muy de cerca con hombres que buscan definición y masa muscular. “En mi caso, me gusta estar bien físicamente por mi salud y por mi desempeño como atleta y ‘stuntman’, pero esto no tiene que ver nada con mi autoestima. Toda la vida he hecho ejercicios y promuevo la salud. Para mí, una apariencia ideal es estar proporcionado según la estatura. Sin embargo, he visto muchos casos de hombres inseguros porque no están conformes con sus cuerpos, o que tienen cuerpos perfectos y aún así tienen la autoestima baja”, dice el fisicoculturista profesional de 40 años.

La razón detrás de esto podría estar en el estereotipo de hombre ideal que han vendido los medios de comunicación y la cultura popular, siendo el personaje de Christian Grey de la recién estrenada película Fifty Shades of Grey el modelo a seguir más reciente, según el psicólogo clínico José Pando.

“Con estos estereotipos, el hombre puede sentir que si no mide seis pies con dos pulgadas, si no pesa 180 libras, si no tiene el cuerpo rasurado ni el 'six pack' en el vientre no vale la pena, sobre todo si las mujeres validan este modelo. Es absurdo porque la mayoría de los hombres no es así”, destaca el doctor, que también es educador y terapeuta sexual certificado. La calvicie es otro aspecto que puede aportar a la inseguridad de los hombres, de acuerdo con el experto. 

“Pero de los aspectos del físico”, argumenta Pando, “el tamaño y el funcionamiento de los genitales ha prevalecido como preocupación principal a través de la historia, y hoy día es más punzante. Hemos cambiado el estereotipo a un hombre con un pene de nueve pulgadas y capaz de tener un coito de 30 a 45 minutos de duración, más una eyaculación desbordante. Todo eso es absurdo, es una construcción del mundo porno”. 

Según el educador sexual, el tamaño promedio mundial del pene es de 5.5 pulgadas en estado de erección. Mientras, el coito promedio mundial es de 5.4 minutos y no los 30 o 45 minutos que presentan las películas pornográficas gracias a tácticas de filmación y edición. 

Aunque, el doctor Martínez Taboas expone que “más de una de una tercera parte de los hombres entre los 40 y 50 años de edad tiene algún tipo de disfunción sexual”, al menos de forma ocasional. 

“No tienen una erección fuerte o tienen una eyaculación prematura, y muchos hombres no saben cómo manejar la situación, se sienten abochornados de su sexualidad, tratan de evitar a las mujeres en el marco íntimo, las celan muchísimo, o incluso pueden desarrollar depresión y trastornos de ansiedad, particularmente si son hombres que han comprado la ideología del machismo”.

¿Cuán importante es la sexualidad para los hombres entrevistados?

 “La sexualidad es muy importante, pero no significa que tienes que tener el mejor cuerpo para tener seguridad en el sexo, sino tener buena química con tu pareja, comunicarte bien con ella y admirarla”, opina Orozco. 

Por su parte, Félix Zayas, de 66 años, manifiesta su punto. “La sexualidad es, ha sido y será un factor importante en mi seguridad como hombre. Un hombre inseguro de su sexualidad será inseguro en todos los aspectos de su vida”, establece el delineante jubilado.  

El doctor Pando analiza que es necesario cambiar los criterios que la sociedad y los medios de comunicación y entretenimiento han impuesto, o que los mismos hombres se han autoimpuesto y los cuales muchas mujeres reafirman. 

De esta forma se prevendrán las depresiones e inhibiciones de los hombres en su vida sexual o casos extremos, como los que él ha atendido, en los que un hombre heterosexual inseguro justifica que tiene una pareja gay porque no se siente rechazado por ella. "Y ser gay no tiene que tiene que ver con eso", destaca el terapeuta sexual certificado.

 estabilidad económica y profesional.Además de las inseguridades de índole sexual, los hombres podrían sentirse menos valiosos cuando no tienen la profesión o el poder adquisitivo anhelados. 

Yamil Pérez, maestro de ciencias en San Sebastián, habla al respecto. “El éxito profesional y económico le da un empuje a tu seguridad pero no lo es todo. Aún así, el aspecto laboral también causa un poco de inseguridad. La situación económica del País es cada vez más precaria. Pero soy de los que piensa que desde mi profesión puedo poner mi grano de arena e inculcarle buenos valores a la juventud a nuestra juventud y sentir empatía por todos los habitantes de nuestra Isla para que este panorama cambie”, expresa el hombre de 36 años, quien asegura que no se sentiría inseguro si su pareja fuera la proveedora principal de su hogar. 

Sin embargo, a través de su práctica el doctor Martínez Taboas ha comprobado que este panorama podría ser amenazante para la mayoría de los hombres. 

“Todavía hay muchas mujeres que piensan que es necesario que su compañero sea, como mínimo, un proveedor en la casa. Pero esto está cambiando vertiginosamente porque las mujeres están estudiando mucho más que los hombres en muchas profesiones y, por lo tanto, van a tener más oportunidades de buenos empleos y mejores salarios”, sostiene el catedrático, que apuesta a una educación con base en la equidad de género y a la erradicación del fomento de una cultura machista, que suele tener inicio en la crianza de los hijos. 

Pasar por procesos de autorreflexión, leer libros de autoayuda, educarse sobre el tema de la sexualidad con una base científica y buscar ayuda individual o de pareja (en caso de que la inseguridad sea ocasionada por algún aspecto de la sexualidad) son algunas de las opciones recomendadas por los psicólogos entrevistados para darle un empuje a la autoestima masculina. 

“Pero  hay que hacer hincapié en que no hay tal cosa como ser masculino. Las masculinidades hay que hablarlas en plural. Hay muchos tipos de masculinidades", puntualiza Martínez Taboas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario