lunes, 30 de marzo de 2015

VASECTOMÍA


La vasectomía es un proceder quirúrgico usado habitualmente para poner fin a la fertilidad de la pareja. Es un método anticonceptivo definitivo usado en el hombre y consiste en la ligadura de los “conductos deferentes”, los cuales son los encargados de llevar los espermatozoides de los testículos a la uretra, para ser eyaculados y encontrarse con los óvulos de la mujer.
Así introduce el tema sobre vasectomía el doctor Ramiro Fragas Valdés, especialista de primer grado en Urología y máster en Sexualidad de la Clínica Central Cira Gar­cía, y profesor auxiliar de urología del  hospital universitario Comandante Ma­nuel Fa­jardo de La Habana.
—¿Es considerada un proceder sencillo? ¿Es reversible?
—Sí, es sencillo y también seguro. Es una cirugía menor realizada con anestesia local, ambulatoria (no necesita hospitalización). La duración del proceder es de unos 15 a 20 minutos y aunque teóricamente pudiera ser reversible, de forma habitual se usa como método anticonceptivo definitivo (irreversible).
—¿Después de la intervención, los es­permatozoides (las células que fecundan a la mujer) continúan produciéndose?
—Siguen produciéndose, pero al “ligar” los conductos deferentes y no poder vencer este obstáculo, el organismo los reabsorbe, se autodestruyen.
—¿Qué eyacula el hombre vasectomizado?
—La eyaculación mantiene las mismas características en cuanto al volumen y olor de su semen antes de la vasectomía, solo que no contendrá espermatozoides. Su contenido es solamente el que aporten las vesículas seminales, la próstata y otras glándulas accesorias de la uretra. La diferencia solo podrá ser apreciada en el estudio microscópico de este líquido.
—¿Esa operación podría disminuir el deseo y la satisfacción sexuales?... O in­crementarlos.
—La vasectomía no afecta el deseo, la excitación, la erección, el orgasmo ni la sa­tisfacción sexual en la mayoría de las parejas. Todo lo contrario, usualmente se ve aumentada porque desaparece el miedo al embarazo no deseado y las relaciones sexua­les son más placenteras.
—¿Hombres de cualquier edad se pueden hacer la vasectomía? ¿Qué requisitos demanda?
—Generalmente se realiza en hombres en edad reproductiva de más de 35 años, con dos o más hijos, que han decidido po­ner fin a su fertilidad. Es indispensable que den su consentimiento informado por es­crito, donde manifiesten su deseo de no tener más hijos y autorizan la realización de este proceder quirúrgico definitivo. Es posible valorar otras circunstancias que justifiquen esta operación en hombres más jóvenes, con pareja estable, que ya han planificado todos los hijos que han deseado tener y quieren poner fin a su etapa reproductiva, entre otras razones por tener una pareja que no tolera los anticonceptivos habituales y pudiera presentar algún riesgo preconcepcional (asmática, cardiópata, hipertensa, diabética), cuyo embarazo constituya un riesgo para ella o para el futuro bebé. Tam­bién cuando hay una enfermedad ge­nética que pudieran transmitir a su descendencia.
—¿Qué trastornos derivados de la ci­rugía suelen presentarse a corto o más largo plazo?
—Habitualmente la vasectomía no im­plica ningún trastorno a corto ni a mediano plazo.
—¿En qué momento, después de aplicado este proceder, es posible reanudar las relaciones sexuales sin riesgo de em­barazo?
—En general las relaciones sexuales se pueden reanudar a los cuatro o cinco días después de la cirugía, pero deben ser protegidas (condón u otro método anticonceptivo) hasta que se le realice un estudio mi­croscópico del semen a los tres o cuatro meses después de la cirugía, luego de unas 20 eyaculaciones aproximadamente, para demostrar que no existen espermatozoides en el semen.
—Como promedio, ¿qué tiempo me­dia entre la vasectomía y la reincorporación del hombre a su vida laboral y social?
—El hombre puede reanudar sus actividades laborales y sociales a los dos o tres días.
—¿La vasectomía evita la transmisión de infecciones sexuales?
—No. Ello se logra con el empleo del condón y manteniendo relaciones sexuales estables y seguras, la mejor opción.
—¿Es práctica frecuente en Cuba?
—En Cuba y Latinoamérica la aceptación de la vasectomía es baja en general por “machismo”, tabú, poca divulgación y fal­ta de programas que la recomienden en las consultas de planificación familiar. Estas son algunas de las razones fundamentales. Sigue siendo la ligadura tubárica (trompas de la mujer) el método anticonceptivo definitivo más usado en nuestros países. En el Servicio de Urología del hos­pital uni­versitario Comandante Ma­nuel Fajardo se han realizado en los últimos 30 años más de 500 vasectomías con excelentes resultados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario