lunes, 14 de septiembre de 2015

COMO LIDIAR CON LA INFERTILIDAD EN PAREJA.


La infertilidad es una enfermedad dolorosa que, según un estudio publicado por la Organización Mundial de la Salud en 2012, afecta a unas 48.5 millones de parejas a nivel mundial. En Argentina, se estima que hay alrededor de 600.000 parejas en esta situación. Sin embargo, las consecuencias psicológicas para hombres y mujeres son distintas, y estas pueden llegar a afectar la vida en pareja.

Para contarnos más sobre cómo lidiar con esta enfermedad, desde MDZ Femme consultamos a la Lic. Ana Mazzoni, psicóloga especialista en estrés y fertilidad.

Para empezar, la Lic. aclaró que:

"La infertilidad es de la pareja, independientemente de quién tenga el factor de infertilidad. Sin embargo es claro que cada uno lo vivencia de manera diferente. "
Según Mazzoni, si bien cada pareja es un mundo y los roles pueden variar, hay ciertas generalizaciones que se pueden hacer según las diferencias de género: "Las mujeres tienen mayor contacto con su mundo interno y perciben mejor los cambios anímicos de los demás. Buscan comunicarse más, por lo que pueden mantener conversaciones largas sobre su intimidad. Pueden hablar mucho tiempo de los que sienten y lo que les sucede. 
"Ellas encuentran un permiso cultural a expresar sus emociones, cuestión muy diferente en los hombres".
Por su parte -añadió Mazzoni- "los hombres están más orientados hacia el afuera que a su mundo interno. Frente a un problema buscan soluciones rápidamente, más que hablar mucho sobre ellos. Les es más fácil hablar de temas sociales que de su propia intimidad. Y culturalmente también se les ve más facilitado ayudar a otros, que expresar sus propias emociones".
En la infertilidad, muchas veces, la mujer se posiciona como la portavoz de los sentimientos y emociones de la pareja, mientras que los hombres se posicionan, usualmente, como los sostenedores de las mujeres, intentando aliviarlas aunque muchas veces no lo logran.
La infertilidad es percibida como una amenaza tanto por las mujeres como por los hombres, con la diferencia de que las mujeres la vivencian como amenaza a su identidad -por el mito mujer=madre, entre otras razones- mientras que los hombres sienten amenazada la relación -por el proyecto “hijo” que no puede llevarse a cabo-. Es decir, ambos se ven afectados pero de manera diferente. Para la Lic., "estas disparidades deben ser comprendidas e internalizadas por ambos, para acompañarse lo mejor posible en el largo camino que caracteriza a la infertilidad". 

La sexualidad durante el tratamiento

Para Mazzoni, "socialmente la mujer está expuesta a presiones del tipo: “Se te pasa el tren”. Frases como estas hacen mella en la psiquis de las mujeres, estén o no buscando un hijo. Por su parte, sobre los hombres recaen otro tipo de presiones, por ejemplo, “deben estar siempre listos en todo momento”, y en el periodo ovulatorio más que nunca. “Deben” tener relaciones sexuales, estén cansados, preocupados, se hayan peleado con el jefe, estén en un examen, se tengan que ir de viaje de trabajo, etc".
Las relaciones sexuales programadas y los tratamientos de reproducción asistida en general, afectan la sexualidad de la pareja, ya que estas pasan a tener relaciones sólo para tener hijos o no. La sexualidad por placer es muchas veces suprimida directamente durante largos periodos de tiempo.
La infertilidad es un estresor crónico para la pareja que genera mucha tensión en la misma, pero también puede ser una crisis de la cual resulten resilientes y los beneficie positivamente como individuos y como pareja.

El rol del hombre durante el proceso

"Durante el tratamiento de infertilidad, las mujeres exponen su cuerpo a prácticas médicas invasivas, sea quien sea el que tenga el factor de infertilidad", resalta Mazzoni. "Ellas vivencian que su cuerpo es invadido, por hormonas, prácticas quirúrgicas, y demás, lo cual afecta más su estabilidad emocional y su percepción de amenaza o peligro". 
Sin embargo, esto también tiene consecuencias para los hombres: "Ellos se sienten impotentes ante esta situación que no pueden cambiar. Y si el factor de infertilidad es sólo masculino pueden surgir sentimientos de culpa en él, del tipo “…a ella le hacen de todo porque yo soy un infértil”, añade la Licenciada. 

Algunas recomendaciones para los hombres
  • Involucrarse más en el tratamiento de reproducción asistida. Ir juntos a los médicos, a hacerse los estudios, etc. Ayudar en la administración de medicamentos. Hacer los trámites administrativos en general.
  • Ir juntos a buscar la beta (test de embarazo). Si el resultado es telefónico, hablar juntos por teléfono con altavoz.
  • Hablar sobre sus emociones. Esto puede ser un gran alivio para ambos. Si un hombre le expresa a la mujer que él está triste, frustrado, impotente… Para él será liberador y la mujer se dará cuenta que no está sola en sus emociones y se sentirá más acompañada. Ella ya no será la única portavoz de las emociones y él tampoco se rigidizará en el lugar del sostenedor.
  • No intentar ofrecerle soluciones a la pareja. Sólo escucharla y expresarle comprensión de su dolor, rabia, impotencia, con palabras, abrazos, caricias.
  • Comprensión de los efectos de la medicación en las emociones de la mujer. Las hormonas que se usan en los tratamientos producen inestabilidad emocional (irritabilidad, tristeza, etc), es decir, generan una verdadera montaña rusa emocional.
  • No tomarlo como algo personal.
  • Enfrentar juntos la infertilidad como equipo y no individualmente
  • Hacer juntos alguna actividad placentera que los desconecte de lo que los aqueja. Por ejemplo, irse una tarde o un fin de semana a un spa juntos.
  • Tomarse periodos de descanso de la búsqueda y retomar la sexualidad por placer. En este periodo es recomendable cuidarse con preservativo para liberarse de la expectativa de quedar embarazados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario